Food

Los secretos del vino con Sandra Fernández

En L’Officiel, nos propusimos descubrir de la mano de la mexicana los entretelones de la vida de un sommelier, al tiempo que confirmamos porqué la carta de vinos del Hotel Brick no tiene igual.
Reading time 5 minutes
Retrato de Sandra Fernández. Cortesía del Hotel Brick.

Es un hecho, el saber beber es un arte. Pero sobre todo, el conocer cómo catar un vino para elevar una experiencia gastronómica, lo es aún más. A través de una buena copa, se realzan los sabores de la comida y se evocan algunos recuerdos. Por ese motivo, el Hotel Brick se dio a la tarea de convocar a la mejor sommelier mexicana, Sandra Fernández, para diseñar una carta de vinos que hiciera destacar este espacio lleno de historia. 

En una visita a este insuperable hotel boutique de la Ciudad de México, podrás encontrar etiquetas de vinos de diferentes partes del mundo, incluyendo bodegas naturales y orgánicas de países como España, Estados Unidos, Argentina, Chile, Francia, Italia y por su puesto México. Además, está disponible una variedad estupenda de vinos tinto, blancos, rosados y jerez, los cuales funcionan magistralmente con la oferta gastronómica que el chef Armando Acosta, ha desarrollado para el restaurante del hotel, Cerrajería, y que también animan una tarde con amigos, en la Terraza 95

1610748840447102 terraza 95 1
Terraza 95. Cortesía del Hotel Brick.

Año con año, la industria del vino en México se torna cada vez más apasionante. Constantemente, podemos observar un incremento de bodegas locales, cuya producción goza  indiscutiblemente de una mayor calidad. Si bien, hace algunos años esto era impensable, encontrar una mujer exitosa como asesora de diversas etiquetas y establecimientos, lo era aún más. Sandra Fernández rompió con todas las reglas establecidas, y construyó con esfuerzo y disciplina, una prolífica carrera. «Inicié hace 20 años gracias a la inspiración que me provocó mi maestra y mentora Karen Mcneil» recuerda Fernández, «ella me enseñó las grandes posibilidades de desarrollo en el mundo del vino y sobre todo, cómo una profesión se puede convertir en una pasión».

Su enorme éxito no ha venido sin grandes retos. Al desarrollarse profesionalmente en un sector predominantemente masculino, la mexicana ha tenido que demostrar sus capacidades, probando a México y al resto del planeta, que ante el conocimiento profundo no hay machismo que gane.

1610748860720898 terraza 95
Terraza 95. Cortesía del Hotel Brick.

Esta resiliencia, ha impulsado que Fernández se desenvuelva en su profesión con elegancia e instinto, agudizando su capacidad de observación, para ofrecerle a los comensales un servicio impecable. «Siempre me fijo si el cliente está abierto o no a probar algo distinto a lo que está acostumbrado; algo diferente a lo que normalmente lo hace sentir cómodo» explica, «también si quiere dejarse sorprender o es una persona muy conservadora, que prefiere apegarse a los clásicos. Pero lo más importante es que se vaya feliz. El vino es una experiencia y la experiencia hace un recuerdo, lo que quieres es que ese recuerdo los regrese a ti». 

Por otra parte, con el paso de los años se ha hecho cada vez más evidente que el arte culinario no puede estar completo sin vino. Cada uno, juega un rol de igual importancia en la experiencia gastronómica individual de un cliente. «No hay mejor bebida para comer que el vino. El ritual de abrir una botella de vino que este a la temperatura perfecta, decantarla si es necesario, servirlo en una copa preciosa de cristal pulcra y brillante que viste una mesa; ponerlo en los labios y saborear su textura y su sabor, los estímulos sensoriales que provocan un excelente maridaje; hacen una experiencia aún más sublime que el solo comer» afirma, «¡no olvidemos que del ticket promedio de una experiencia de fine dining, el vino será el mayor porcentaje de la cuenta! Es casi más importante que la comida en términos de ingreso».

 

1610748867182840 cocteleri a terraza95
Imagen cortesía del Hotel Brick.

Cada visita al Hotel Brick es una vivencia única, pero de acuerdo a la reconocida sommelier, hay algunas sugerencias que en tu próxima estadía puedes seguir: «Es importante saber que cada quien puede beberse la copa de vino que quiera y disfrutar un maridaje individual, mientras comparte la mesa» explica, «pero puedes iniciar con jerez o con una copa de espumoso, continuar con un blanco seco floral de viñedo orgánico o un rosado divertido y mineral. Luego, seguir con un tinto ad-hoc a tu platillo fuerte o bien probar una cepa como Bonarda o como un Carménere, para finalmente terminar con un oporto o un coctel maravilloso de la propuesta del hotel». 

¿Su recomendación para los lectores de L’Officiel? «Me parece que un Viognier Fontagline, Il Borro Rosé o El Enemigo Bonarda», afirma. Todas fantásticas opciones para degustar en el ambiente moderno y sofisticado del Hotel Brick, el lugar perfecto para los amantes del vino. 

Reserva una velada inolvidable en info@brickhotel.com.mx 

o llama al  9155-7610

Brick Hotel Mexico City

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas