Moda

Margiela: The Hermès Years

El MoMu de Amberes inaugura la retrospectiva del diseñador belga. Kaat Debo, curadora y directora del museo, nos cuenta los detalles.

El 31 de marzo, el Museo de Moda de Amberes (MoMu) invita a redescubrir una faceta olvidada del diseñador más misterioso de la historia. Durante seis años, el belga Martin Margiela llevó las riendas creativas de una de las firmas francesas más famosas y lujosas de mayor tradición, Hermès. Este periodo, que no se tiene muy presente en la memoria colectiva de la industria, fue de los más fructíferos y determinantes para la legendaria maison francesa y el elusivo creador. "Creo que la gente no recuerda mucho esta época porque sucedío antes del Internet", afirma Kaat Debo, curadora y directora del MoMu, en entrevista exclusiva para L'Officiel México, "por eso decidimos mostrarlas".

Entre 1997 y 2003, Margiela creó 12 colecciones consecutivas para Hermès, y de forma paralela continuó con el trabajo para su marca, Maison Margiela. "El mayor reto fue mostrar cómo estos mundos, que parecen tan diferentes, claramente son el trabajo de un solo creador", dice Debo. El recorrido trata de demostrar que las piezas de ambas firmas surgen de un mismo proceso y del interés de su autor por la moda, la sastrería, el corte y la artesanía. "Esa es una de las razones por la que decidió diseár para Hermès", afirma Debo, "por la posibilidad de trabajar con los mejores artesanos, estudios, materiales y, claro, con un presupuesto mayor".

margiela1.jpg

El diseñador logró diferenciar muy claramente su estilo para cada firma. En Maison Margiela, su forma de abordar la construcción de una pieza era más conceptual, casi didáctica. Deconstruir y experimentar era esencial: a menudo presentaba el interior de una prenda por fuera, por ejemplo. Por el otro lado, en Hermès, su intención fue la de crear un armario definitivo para la mujer; con terminaciones exquisitas, pero siempre tomando en cuenta el cuerpo, por lo que favorecía una silueta más natural, fluida, con más espacio. Casi como si este fuera el resultado del trabajo de investigación realizado en su firma. "Al principio, muchos periodistas se decepcionaron, pues esperaban que fuera muy avant garde. Deseaban que deconstruyera la Birkin o experimentara con el carré, pero, como dijo un periodista de la época, 'fue la normalidad lo que resultó un shock", dice Debo. Sin embargo, en las sutilezas y en los detalles se esconde el genio —y la modernidad— de sus creaciones para la casa francesa.

 

 

« Eran piezas que tenías que usar o tocar para entenderlas, era un trabajo que respiraba un gran respeto por la mujer. Fue un verdadero diseñador feminista  ».

 

 

 

Para la conformación de un armario atemporal, decidió dejar de lado los colores brillantes, estampados y aplicaciones (todos elementos distintivos de Hermès), y trabajó solo con un esquema de colores muy básico, que él llamaba las tonalités, los cuales iban del blanco al negro, pasando por grises y marrones. El enfoque de sus diseños se volcó hacia la tactibilidad y el confort. "Creo que también eso hizo difícil a los periodistas apreciar la colección. Eran piezas que tenías que usar o tocar para entenderlas", dice Debo, "era un trabajo que respiraba un gran respeto por la mujer. Fue un verdadero diseñador feminista". Sin dejar de romper esquemas, usaba mujeres maduras en sus pasarelas, pues decía que sus creaciones "no eran para niñas de 16 años". Estas reflejaban el paso del tiempo en el cuerpo de la mujer idealizada de juventud enterna; luchaba contra esta obsesión de la moda y le daba a las mujeres reales ropa en la que disfrutarían vivir. 

Para mostrar este enfoque tan particular, el recorrido presenta más de 100 looks de los archivos de Hermès y Margiela, los cuales eran un diálogo cronológico entre las piezas y dan cuenta del camino del creador durante esos seis años tan particulares. Con la bendición y colaboración del mismo Martin Margiela, esta nueva exposición logra ofrecer un viaje iniguialable por la visión de un hombre que decidió poner a la mujer —y al savoir faire—antes que todo. 

M-4.jpg
M-6.jpg
MH-4.jpg
MH-5.jpg
MH-6.jpg

Imágenes cortesía

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas