Belleza

Rouge à lèvres

Te invitamos a repasar la historia del producto de belleza más icónico de todos los tiempos: el rouge à lèvres.
Reading time 5 minutes

La historia del lápiz labial es una historia de poder, rebelión y belleza. Algunos lo mancharon con estigmas, otros se envenenaron por usarlo, y otras lo usaron como herramienta de empoderamiento. Las mujeres han usado la barra de labios para hacer valer su espacio, su libertad de expresión y su coraje. Te invitamos a repasar la historia del producto de belleza más icónico de todos los tiempos: el rouge à lèvres.

“If you’re sad, add more lipstick and attack”.

 Coco Chanel

 

Solo para los nobles

La idea de pintarse los labios ha existido desde tiempos antiguos, los sumerios fueron los primeros en hacerlo y lo hicieron con la ayuda de materiales peligrosos como el plomo, piedras preciosas, e insectos triturados. Los egipcios, fueron los pioneros del rojo intenso, que era de uso exclusivo de la realeza y la clase alta, mientras que en Grecia las mujeres que lo llevaban eran estigmatizadas como plebeyas o prostitutas. Durante la Edad Media, la iglesia declaró que pintarse la cara era un desafió a Dios y prohibió definitivamente su uso. 

Reina Isabel I

Probablemente una de las portadoras más famosas de lápiz labial rojo, la Reina Isabel I, quien en el siglo XVI popularizó el uso de polvos faciales blancos y labios pintados para realzar su aspecto etéreo. Los pigmentos que utilizaba estaban compuestos de plomo y esto terminaría, muy probablemente, por causar su muerte. Gracias a esto se promulgaron leyes que volvían la pintura de labios un “problema de moralidad” y además se relacionaba con prácticas de magia negra. Sin embargo, las mujeres encontraron nuevas formas para no dañar su salud y empezaron a utilizar ingredientes naturales como cera y frutos pues con reglas o sin reglas no estaban dispuestas a renunciar a sus colores.

Sarah Bernhardt

A finales de la era Victoriana el lápiz labial era todo un tabú, pero gracias a Sarah Bernhardt, quien pintaba sus labios constantemente, esta se volvió una declaración audaz y Bernhard creció en la percepción pública como una mujer glamorosa pero independiente.

Rebelión

A fines del siglo XIX, Guerlain creó por primera vez una barra hecha de sebo, cera de abeja y aceite de oliva envuelta en papel. Unos años más tarde en el siglo XX. la demostración publica de lápiz labial mas famosa fue realizada por sufragistas que se lanzaban en las calles de Nueva York en 192 a motivo de protesta. De hecho, según Mic, Elizabeth Arden estaba repartiendo lápiz labial a las sufragistas que marchaban pues las mujeres debían ser libres de elegir lo que quisieran y con el tiempo, después de siglos en el que se limitó el uso, éste se convirtió en un símbolo radical del feminismo y la rebelión.

En 1915, el estadounidense Maurice Levy creó un cilindro de metal con una pequeña palanca a un lado que levantaría una barra para su aplicación mientras la protegía cuando no estaba en uso, esto liberó a las mujeres de la complicada tarea de aplicar el pigmento envuelto en papel con sus dedos o pinceles. Gracias a este cilndro la barra de labios se volvió aún más popular y fue usada en el cine como el modelo de lo atractivo y como estrategia de venta para múltiples productos. 

Resistencia ante el peligro

Con el inicio de la Segunda Guerra Mundial tomó un giro patriótico, Hitler lo odiaba y no permitía que ninguna mujer a su alrededor lo usara, según Sarah Schaffer, autora de "Reading Our Lips: The History of Lipstick Regulation en Western Seats of Power” el lápiz labial se convirtió en un símbolo de feminidad resistente ante el peligro, que aumentó la moral tanto de las mujeres como de los soldados en el extranjero. 

Au naturel 

En los setentas, cuando las imágenes de Marilyn Monroe y Lauren Bacall inundaron las pantallas y llegó la revolución sexual, la invención de la minifalda y el control de la natalidad, el lápiz labial rojo era visto como anticuado, perteneciente a la generación pasada así que los colores cambiaron. Con el movimiento hippie que iba au naturel y las feministas protestando en contra del maquillaje debido a la objetivación sexual que le brindó la publicidad, los labios adoptaron tendencias más neutrales. Sin embargo, tiempo después las reinas de la discoteca, como Donna Summer, le dieron la vuelta de nuevo. En los ochenta, los labios rojos ya no eran tan populares, y fue el momento de tonos más rosados.

A partir de ahí las tonalidades se han ido encendiendo y apagando en nuestro radar y en nuestros labios. Hoy en día las tendencias de labios son infinitas y puedes elegir un tono cereza para el martes o uno nude para el jueves. Afortunadamente ya no tienes que preocuparte de si tu lápiz labial está lleno de plomo o si serás juzgada de brujería, gracias a las mujeres que precedieron la causa, actualmente la mayor dificultad en cuanto al rouge à lèvres se refiere, es decidir que color usar. 

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas