Belleza

Miracle Potions

Aunque su nombre suena a todo menos amigable, los ácidos se han posicionado como un must para lograr una piel sana y uniforme. Pero antes de incluirlo en algún régimen de belleza, es importante conocer el ingrediente adecuado según el tipo de piel.
Reading time 5 minutes
Foto: Cortesía

Hoy en día los ácidos pueden ser encontrados en diversos cosméticos ya que contienen propiedades que mejoran el aspecto general de la piel. Los ácidos generan un recambio celular en el que se deshacen de las células muertas para que las nuevas crezcan y se desarrollen sanamente. Cada uno de ellos contiene una composición molecular y fuerza distintas entre sí, y por lo mismo su modo de empleo no es el mismo para cada problema o tipo de piel. Valeria González Hidalgo, dermatóloga especialista en PielClinic, menciona que «existe una gran variedad de ácidos y tanto su concentración como el vehículo –crema, sueros, loción– cambian el efecto del mismo. Hay que tomar en cuenta que al ser exfoliantes o despigmentantes, la piel va a estar más sensible a la luz por lo que el bloqueador solar es obligatorio». Antes de incluirlos conoce el indicado para el problema que quieres corregir.

Ácido Ascórbico

Es la versión sintética de la vitamina C, que incluye beneficios antioxidantes ideales para la prevención o corrección de líneas de expresión. «Puede ser preventivo, sobre todo para personas adultas que quieren revertir el daño solar; puede ser parte de una rutina o como complemento de un tratamiento antienvejecimiento», señala Valeria. Es una gran opción para la piel que ha perdido colágeno o vitalidad, ya que la estimula para regresarle luminosidad, firmeza y elasticidad.

Ácido Azelaico

La palabra ácido generalmente es temida por aquellos con enrojecimientos, rosácea o acné, pero el azelaico puede ser muy beneficioso para tratar este tipo de problemas en la piel. «Es ideal para pieles sensibles sobre todo para disminuir manchas y tratar acné, ya que tiene propiedades antiinflamatorias y antimicrobianas. Se puede utilizar en peelings para despigmentar o en cremas con concentraciones bajitas para hacerlo de manera más suave, como un tratamiento de mantenimiento», apunta la dermatóloga.

Ácido Ferúlico

«Es un componente que se obtiene de sustancias naturales, como de los frutos rojos, y su función es principalmente la de un hidratante y antioxidante súper poderoso». Además funciona contra los radicales libres y signos de la edad, bloquea el daño solar en la piel y ayuda a producir colágeno y elastina. Debido asu potencia, no es 100% recomendable para personas con dermis sensible, ya que puede causar irritación.

Ácido Glicólico

Es uno de los más comunes para la exfoliación en cremas y peelings, que puede ayudar a mejorar la apariencia de arrugas, manchas y cicatrices, además de ser un buen aliado para minimizar los poros y aportarle luminosidad a la piel. «Es un derivado del azúcar de caña, que al tener una concentración menor de 5%, funciona como un leve exfoliante hidratante que aporta luminosidad. De 5 a 10% debe utilizarse en la noche para un efecto peeling, ideal para pieles envejecidas, opacas, con tendencia a granitos o con manchas por la inflamación del acné. En concentraciones más altas son de manejo médico o especializado».

Ácido Hialurónico

Probablemente sea el más popular dentro de la lista de ácidos y no es para menos, ya que una de sus funciones principales es retener los niveles de agua en la piel para mejorar y mantener la hidratación. Además, es ideal para mejorar la apariencia de líneas de expresión, mientras suaviza y crea un efecto de relleno. Actualmente también se utiliza como filler de labios, pómulos, etc., e incluso para cambiar temporalmente el aspecto de la nariz.

Ácido Láctico

Este ácido sirve para exfoliar, hidratar y difuminar líneas finas de expresión. Todo esto de una manera mucho más gentil que otros, por lo que es una mejor opción que el glicólico para cutis sensibles.

Ácido Mandélico

Su estructura molecular es mayor a la del ácido glicólico, por lo que aunque sus funciones son muy parecidas, no llega a penetrar a un nivel tan profundo de la piel haciéndolo un poco más gentil con cutis sensibles o con tendencia a pigmentarse. Se encuentra dentro de las almendras y es utilizado para prevenir al acné y tratar manchas.

Ácido Salicílico

«Es muy exfoliante y es la base de casi todos los productos para pieles grasas o con tendencia a serlo. Viene en todas las presentaciones y su acción principal es exfoliar y por lo tanto tiende a secar la dermis; en pieles sensibles es mejor evitarlo ya que puede causar irritación o enrojecimiento». Generalmente su concentración no debe pasar de 3%, ya que entre más alto el porcentaje resulta ser más irritante. Se recomienda usar preferentemente en la noche antes de dormir.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas