Women

Las mujeres son hermosas

por Mónica Isabel Pérez
07.09.2017
Directo de la colección de Lola Garrido, la serie "Women are Beautiful", del fotógrafo Garry Winogrand, se presenta por primera vez en México.

Caminando por las calles, llegando a una fiesta o levantando la voz en una manifestación. Las mujeres son hermosas, sin importar lo que estén haciendo, porque la suya es una belleza perenne y entrañable. Una característica que el arte ha explorado desde siempre, aunque, en la mayoría de los casos, sublimándola hasta volverla etérea e inalcanzable. Pero entre 1960 y 1975, Garry Winogrand (Nueva York, 1928-1984) decidió hacer otro tipo de exploración, una más mundana, por describirla de alguna manera. Saliendo a las calles con cámara en mano —algo frecuente ahora, pero anormal en esas décadas, cuando la fotografía callejera se limitaba al periodismo—, Winogrand capturó instantes de la belleza femenina que nada tenían que ver con teorías de proporciones o de armonía, sino con la naturalidad de sus modelos anónimas —en realidad transeúntes distraídas— y con lo cotidiano de su realidad.

Estas imágenes, que se presentarán por primera vez en México en el Museo de Arte Moderno fueron un parteaguas: "A partir de Winogrand, la fotografía cambia", explica la coleccionista de arte Lola Garrido, quien adquirió las 85 fotografías que conforman la serie en 1994 en una casa de subastas en San Francisco, año en que se presentó esta misma exposición en Moscú. "Junto con Lee Friedlander, Robert Frank y Diane Arbus, hizo de la fotografía un arte. Winogrand es el padre de la fotografía contemporánea americana: su idea de que en la calle no solo existía la fotografía noticiosa, sino que se podía escribir la historia de la época mirando mucho y haciendo muchas fotografías cambió todo".

Famosa por su pasión y por su atinada visión del arte, la crítica, asesora y curadora española Lola Garrido comenzó su amplia colección en los 80, con un grabado del pintor Antoni Tàpies. En esos primeros años, declaró a El Cultural, compraba casi de todo, invadida por el entusiasmo. Pero luego llegó la serenidad y, con ella, un ojo más crítico. Amante del cine, pronto descubrió que lo que más disfrutaba era la fotografía, y su colección se volvió más personal —incluso autobiográfica, aunque ella no aparezca en las fotos— y también más atrevida, ya que se adelantó al sistema del arte: "Tenía a mi favor que la fotografía estaba considerada un arte menor", explica al recordar que hubo una época en la que se podían comprar obras de Diane Arbus (cuyas piezas hoy pueden alcanzar los 500,000 dólares) en tres mil dólares.

garry28.JPG

El portafolio Women are Beautiful fue publicado como libro en 1975. Ahí aparece el ensayo "First Person, Feminine» en el que la escritora Helen Gary Bishop dice: "… Winogrand ha hecho más que grabar composiciones ingeniosas de pechos y cuerpos hermosos. Se siente genuinamente atraído por las dinámicas del ser femenino. Con su instinto infalible captura el conflicto de estas criaturas: el del cuerpo como objeto que compite con el yo de la persona". Garrido explica este trabajo de forma más directa: "lo que me gusta es la libertad". Winogrand capturó la entonces naciente identidad de la feminidad moderna en la risa de una chica al comer un helado, en la despreocupación de otra a la que se le ven los pantis al andar en bicicleta y en el inocente descaro de la que se quita el sostén para estar más cómoda aunque la gente pueda verle los pechos porque está en un lugar público. "Nunca me interesaron sus anécdotas, me interesó lo que significaban", dice Garrido. "Y el significado de estas mujeres es la libertad".

Garry Winogrand Women are Beautiful se presenta en el Museo de Arte Moderno de la Ciudad de México del 9 de septiembre de 2017 al 21 de enero de 2018. En colaboración con La Vie est Belle L’Éclat de Lancôme.

Compártelo

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas