Women

La revolución de Naian González Norvind

Entrevistamos en exclusiva a la actriz mexicana, quien ha encontrado en el cine, una máquina de ilusiones, la mejor manera de decir la verdad.
Reading time 6 minutes
Retrato de Naian González Norvind. Fotografía por Ricardo Ramos para L'Officiel México en Fundación Marso.

Matices, complejidad, alma. Naian González Norvind, recién llegada del Festival de Venecia, donde presentó la película Nuevo Orden, de Michel Franco, que se alzó con el León de Plata, tiene muy claro que, para ella, un personaje tiene que tener, ante todo, verdad: «ha de poseer algún tipo de rebeldía o algún rasgo que no haya explorado en el pasado, algo nuevo y auténtico; últimamente he coqueteado con la idea de interpretar personajes que no necesariamente me caen bien, porque siento que es importante no representar siempre caracteres que no comparten tus valores», asegura. 

1604291196143755 l officiel naian 4
Retrato de Naian González Norvind. Fotografía por Ricardo Ramos para L'Officiel México en Fundación Marso.

El cine es una industria que conoce muy bien —es hija del periodista Fernando González Parra y de la actriz Nailea Norvind, y nieta de Eva Norvind, de quien ha heredado una piel inmaculada y unos rasgos angelicales que, sin embargo, no la hacen particularmente feliz—, una máquina de ilusiones a la que, finalmente, ha consagrado su vida, a pesar de que no fue su primer amor. «Los seres humanos buscamos llegar a la verdad, sobre todo en este mundo de posverdad, y sin ambargo me dedico al arte de la mentira. Pero lo interesante del arte es cuando encuentras autenticidad dentro de esa ilusión», recalca. «Terminé dedicándome al cine porque estaba por todas partes durante mi niñez: los rodajes, la actuación, el teatro, las artes en general —mi papá, además de periodista, es también poeta—; crecí yendo a la ópera, al teatro, al cine, pintando, escribiendo… Y eso es lo que yo quería hacer: escribir. Pero un arte no es incompatible con otro y a los 16 años empecé a audicionar e hice mi primera película a los 17, con Maryse Sistach. Y de ahí el trabajo siguió llegando. Para mí, esa ha sido la mejor escuela». 

1604291432724231 l officiel naian 7
Retrato de Naian González Norvind. Fotografía por Ricardo Ramos para L'Officiel México en Fundación Marso.

Con la escritura le pasa lo mismo: «La mejor manera de escribir es leyendo. Con Poetry Bar, que es lo que hago en Instagram cada semana desde que empezó la pandemia, he ahondado más que nunca en la poesía». Este impasse que estamos viviendo a nivel global le ha permitido redescubrir el valor del tiempo, especialmente en un medio tan obsesionado con su paso como el cine. «Creo que con el feminismo está cambiando y se están dando más oportunidades para que mujeres de 40 y 50 años puedan ser protagonistas en cine», afirma, mientras se cambia de outfit y se ajusta el Royal Oak de Audemars Piguet, incrustado de diamantes, que lleva en su muñeca: una metáfora de lo que le espera cuando la cámara registre su rostro en primerísimo primer plano. «Yo aún no percibo el tiempo como algo que me asuste, aún no tengo ese miedo a perder la solvencia de la juventud. Cuando oí esta frase en una serie, me sorprendió: debe ser muy duro que el mundo te perciba de una forma mientras tú, por dentro, te sigues viendo de la misma manera. Ha de ser muy fuerte confrontar eso. Dicen que me veo más joven de lo que soy; eso antes me irritaba, pero ahora me estoy reconciliando con esa idea».

1604291484086653 l officiel naian 1
Retrato de Naian González Norvind. Fotografía por Ricardo Ramos para L'Officiel México en Fundación Marso.

Naian es, de hecho, hipercrítica con su propia imagen, que controla con firmeza. Observa cada toma junto a nuestro fotógrafo, Ricardo Ramos, y selecciona aquellas imágenes con las que se siente cómoda. «Soy muy dura conmigo misma y eso hace que, a veces, también sea un poco dura con los que me rodean, con los más cercanos a mí. Tiendo a ser más tolerante con quien no conozco demasiado, pero también hay días. Me exijo mucho porque tengo ideas muy precisas de lo que me gusta y de lo que quiero hacer», comenta. Ese control lo ejerce también cuando selecciona los looks que llevará a lo largo del shooting. Su relación con la moda arranca de su niñez: cuando tenía 12 años quería ser diseñadora de vestidos de novia. «Cortaba mis jeans, y los transformaba en bolsas que luego vendía a los vecinos, imagino que demasiado caros. Es un mundo que siempre me ha gustado por lo creativo que puede ser. Las casas de moda son lo que son precisamente porque te transforman: un buen look puede dar la mejor versión de ti misma», explica. En el caso de las actrices, por ejemplo, sus estilismos son diseccionados por la prensa con todo detalle, especialmente sobre la alfombra roja. «Se ha convertido en un género en sí mismo: es una obra de teatro, un performance. Pueden ser muy intimidantes, pero si las tomas como una experiencia, son también un sueño», explica.

1604291557081525 l officiel naian 10
Retrato de Naian González Norvind. Fotografía por Ricardo Ramos para L'Officiel México en Fundación Marso.

En Venecia, por ejemplo, deslumbró con un vestido que remitía al Hollywood clásico. El Gran Premio que el Jurado concedió a Nuevo Orden confirma la excelente proyección de la cinematografía mexicana fuera de nuestras fronteras. «El cine mexicano necesita de más apoyo, a pesar de que tiene una legitimidad internacional como pocas otras cinematografías. Y espero que a nivel institucional se le siga apoyando», recalca sobre su paso por el Festival. Sin embargo, hay vida más allá del celuloide, y aunque en el futuro se ve escribiendo y dirigiendo sus propios proyectos, Naian no descarta explorar otros caminos. «¿Quién sabe? Tal vez abra una tienda de vinos aquí, en la Juárez», bromea.

Tags

noviembre
naian-gonzalez-norvind

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas