Pop culture

Keanu Reeves, el Dorian Gray de Hollywood

¿Cuántos símbolos de los años 90 vieron aumentar su aura diez veces más en los 00? Keanu Reeves se ha establecido como el anti-Johnny Depp.
Reading time 8 minutes

En los años 90, hubo dos tipos de fanáticos de estrellas del cine adolescente. Aquellos sensibles que amaban las mandíbulas de ángel de Leonardo DiCaprio y Brad Pitt. Los otros, más rebeldes, que fantaseaban con el peligro de un pelo desaliñado, una chamarra de piel y un aspecto melancólico contanstante. De este grupo, los representantes por excelencia son Keanu Reeves y Johnny Depp. Ambos tuvieron inclinación por papeles oscuros y aventuras en el mundo de la música. Excepto que el pirata Johnny quemó sus alas con drogas, alcohol y el asunto de Amber Heard. Mientras que Keanu, el eterno adolescente que se mantiene alejado del sistema, todavía despierta pasiones. Una camiseta con su nombre en mayúsculas es un producto deseado de la librería Idea en Londres y ha sido adoptado como representante de las emociones de los millennials con el mítico "Sad Keanu" que apareció en 2010.

 

"Brisa fresca sobre las montañas"

Este héroe tan discreto ha logrado que el deseo de los espectadores y directores por tenerlo en pantalla, perdure en un mundo en el que nos deslizamos cada vez más rápido. Keanu nació en Beirut, donde sus padres se conocieron en 1964. Su madre, Patricia Taylor, bailarina de cabaret y diseñadora de vestuario (para Alice Cooper, David Bowie y Dolly Parton) es de origen británico, mientras que su padre Samuel Nowlin Reeves, Jr., geólogo estadounidense tiene ascendencia hawaiana, china, inglesa y portuguesa. Una mezcla sagrada y mixta que vino a su favor. El gen de la rebelión también fluye en la sangre del niño cuyo nombre significa en hawaiano: "brisa fresca sobre las montañas". Su padre fue arrestado en el aeropuerto de Hawaii por tráfico de heroína cuando el tenía tres años y no lo volvió a ver hasta que cumplió 13 años. Bienvenida crisis de adolescente. Las mudanzas entre Sydney, Nueva York y Toronto, el divorcio de los padres, los padrastros en abundancia y los cambios en la escuela convirtió su vida en caos. Ante tanta incertidumbre, lucha por mantener el equilibrio pero es expulsado de una escuela de artes por indisciplina. Disléxico, le gusta leer a Shakespeare y a Proust y se distingue en el hockey. Un portero excepcional en su universidad de Toronto, es apodado "The Wall" y predice un destino en el hockey profesional, antes de una lesión grave en la rodilla.

 

El ídolo de los jóvenes

Afortunadamente Keanu encontró una salida. La belleza la ha tenido desde su infancia y continúa floreciendo. Gracias a ella, obtuvo papeles de actuación a la edad de 9 años. En la década de los 80, hizo comerciales (Coca-Cola), series de televisión y películas. El primer largometraje es Youngblood y habla sobre el hockey sobre hielo. El éxito de la película rodada en Canadá junto con otros dos playboys de la época, Patrick Swayze y Rob Lowe, lo convencieron de establecerse en Los Ángeles. Pero será necesario esperar hasta la década de los 90 para coronar a Keanu como el rostro de una generación. La revelación tiene lugar con Point Break de  Kathryn Bigelow. Esta historia de un agente del FBI infiltrado en una pandilla de ladrones de surfistas es un fenómeno. Sus alusiones homosexuales eróticas, así como sus reflexiones sobre el heroísmo y la masculinidad todavía lo hacen un thriller poderoso.

 

Rio sin retorno

La trampa para el joven, sería entonces encerrarse en los mismos papeles. En este sentido, Keanu explica: "Mi audiencia a veces tiene dificultades para diferenciar entre el chico guapo, peinado y maquillado que interpreto en la pantalla y el hombre común que soy en la vida cotidiana. En cuanto al término símbolo sexual, es la imagen que me hicieron, me impusieron y no refleja la realidad ". Gus Van Sant será responsable de mostrar este lado de Reeves con la poética y cruel My Own Private Idaho (1991). Con sensatez encarna a un joven prostituto inmerso en medio de los marginados de Portland junto a River Phoenix, que se convierte en su mejor amigo en la vida. Esto será seguido por el impresionante Drácula de Coppola, o el Little Buda de Bertolucci. Ningún desafío asustó a Keanu. Cuando River muere de una sobredosis en 1993 frente a la sala Viper de Johnny Depp, le tomó tiempo recuperarse y volver a lanzarse al trabajo. "Trato de no pensar en mi vida. No tengo vida ", dijo un día. Tras convertirse en una estrella interplanetaria a la edad de 30 años, su vida privada seguía siendo un misterio. En los años 90, la prensa sensacionalista lo colocó en una relación con David Geffen, por lo que hace pasar a su hermana como su novia. Pero pronto su amoroso currículum mostró gustos tan seguros como sus películas: Sofia Coppola, Sandra Bullock, Parker Posey, Winona Ryder, Amanda De Cadenet, China Chow y Charlize Theron.

 

¡Acción!

Otra razón para amar a Keanu es que sigue rompiendo su imagen con opciones audaces. Podría haber continuado con el cine independiente pero, en 1994, apostó acertadamente a las películas de acción, como el thriller Speed ​​con Sandra Bullock. Excepto que Reeves se niega a recibir diez millones de dólares en la secuela. En cambio, se enfrenta a Al Pacino en The Devil's Advocate, una variación de los noventa del mito de Fausto. ¿Será en ese momento que sella un pacto con el diablo para no envejecer? Porque a pesar de los años, el rostro de Keanu permanece sin cambios, como Dorian Gray. Keanu también se niega a aparecer en Heat de Michael Mann, demostrando que escucha más a su corazón que a las sirenas de Los Ángeles. Y en 1999, gana la lotería con un papel en Matrix

En su apogeo, el actor pudo saborear su éxito pero, el mismo año, vivió una tragedia. En diciembre de 1999, su pareja Jennifer Syme, embarazada de ocho meses da a luz a una hija sin vida. La pareja no sobrevive y en abril de 2001, Jennifer, bajo la influencia de drogas y alcohol, muere en un accidente automovilístico. El año pasado, Reeves, todavía obsesionado por esta doble pérdida, declaró en una entrevista: "Tal vez no esté listo para vivir la versión tradicional del amor".

 

El hombre en la bicicleta

En la década del 2000, Reeves, habría ganado al menos 114 millones de dólares por la trilogía de Matrix. Generoso, distribuye su riqueza donando veinte mil dólares a un miembro del equipo de filmación que tiene problemas familiares. Rico de por vida, podría haberse retirad pero elige presionar el acelerador. Le gustan los papeles oscuros, desde el asesino en serie hasta el marido violento o un exorcista (The Watcher, Intuitions, Constantine). En 2014 volvió a encontrar el éxito en las películas de acción con John Wick (2014), un papel que hace eco de su propia vida. La existencia, cicatrices y sabiduría de Keanu parecen alimentar su magnetismo en la pantalla. Y debe estar contento con seguir siendo la fantasía universal de los mortales comunes jugando a un lobo solitario que escribe poesía y le gusta andar en moto por las colinas de Hollywood. Un hombre que nunca se establece, y que tal vez, ese sea el secreto de esta figura que se arrastra tanto en el paisaje de nuestros sueños como en el de la cultura pop. 

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas