Pop culture

¿Deberíamos ver el nuevo filme de Wes Anderson?

Epopeya de la gloria de unos caninos duros (más de lo que uno pensaría), Isle of Dogs de Wes Anderson es un tributo al cine japonés y su mirada despiadada sobre el occidente.
Reading time 3 minutes

El cineasta estadounidense coloca su nueva película animada, Isle of Dogs, en el corazón de un vertedero abierto en una isla no lejos de la tierra del sol naciente. Este lugar se ha convertido en una dictadura, donde los amantes de los gatos están por encima de los amantes de los perros. Acusados ​​de todos los males, en particular de la gripe de la que son portadores, los perritos son puestos en cuarentena en el basurero de la isla. En este entorno —cuyo ambiente insalubre no tiene nada que ver con las decoraciones altamente ordenadas de sus otras películas— Wes Anderson se centra en la supervivencia de los caninos lejos de casa, especialmente la de una banda de cinco perros alfa nombrados Chief, Rex, Boss, Duke y King quienes están buscando un sexto miembro, Spots, con su dueño el joven Atari, sobrino del alcalde Kobayashi, un político déspota y asesino.

 

ESTRELLAS LADRANDO

La animación stop-motion de Wes Anderson ha ganado mucha sofisticación desde The Fantastic Mr Fox (2009). Los perros tienen las voces de estrellas como Bill Murray, tilda Swinton, Jeff Goldblum, Scarlett Johansson, Bryan Cranston y Edward Norton. En forma de títeres, Rex, Duke y su compañía conservan ese aire extraño y misterioso propio de todos los personajes del director. Detrás de la máscara de estos perros, se refleja el dolor, la ira y la tristeza. Los activistas de Greenpeace que se niegan a colocar a los humanos por encima de los animales estarán encantados con esta película. Aquí, el perro oprimido representa a todos los humanos alienados, desplazados y exiliados.

 

UN NUEVO LUGAR

¿Por qué escoger Japón? El malvado alcalde Kobayashi que odia la verdad, la prensa y la ciencia libres ¿no podría ser estadounidense? No, porque Isle of Dogs es ante todo un homenaje al cine japonés, no simplemente un vil intento de reapropiación cultural. Un homenaje a un cine que cubre los males de Japón (gobierno militarista, contaminación y la sumisión a las reglas sociales más estrictas) y juega con sus clichés: desfile de sumos, flores de cerezo y diálogo en forma de haikus. En cuanto al sushi, toda una escena de Isle of Dogs está dedicada a su elaboración, “¡porque cada grano de arroz debe estar en su lugar!” La obsesión por el control del querido cineasta estadounidense evoca en esta película el caos del mundo contemporáneo.

 

PERRO RABIOSO

Wes Anderson lo ha dicho y lo ha repetido: nadie ha filmado como Akira Kurosawa, el director japonés que lo inspiró a hacer esta película. Uno puede ver en esta pandilla de perros en el exilio, un reflejo de los ronin, los andrajosos samuráis queridos por Kurosawa que deambulan por las carreteras de Japón. Anderson no olvidó los grandes thrillers del autor que ofrecen la visión de un país entre la corrupción política y las tierras bajas apocalípticas, con gángsters y ejecutivos criminales. Finalmente, es imposible no pensar en la película Dodes'Ka-den, ubicada en un barrio pobre. Como dato curioso, el primer thriller de Kurosawa, —la primera película negra filmada en Japón en 1949— se tituló Stray Dog (perro rabioso).

 

 

ISLE OF DOGS

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas