Moda

Trista, una década contando historias

por Orquídea Alburquerque
16.02.2017
Para celebrar sus 10 años, la marca mexicana presenta la exposición Trista, una década contando historias por Cultura Colectiva.

Cuando Josa Silva, director creativo de Trista empezó a planear cómo celebraría el décimo aniversario de la marca, varias ideas surgieron. Una de ellas era hacer un desfile mostrando lo mejor de una década. Después de darle varias vueltas, surgió la posibilidad de hacer una revisión de esos 10 años a través de una exposición. Al final, un desfile es efímero y para un pequeño grupo de personas. Mientras que una con una exposición, puedes llegar a gente fuera del nicho de moda y generar un diálogo más sólido entre el espectador y la marca.

 

No había mejor persona a quién acercarse para conformar este proyecto que a  Ana Elena Mallet, curadora especializada en diseño moderno y contemporáneo. «Anteriormente había trabajado con Josa y sé que Trista está cambiando de rumbo y la idea que surgió fue hacer una revisión de esta década. La intención es que la gente pueda entender Trista por partes, analizar cada uno de sus componentes que se suman para generar el proyecto que es hoy en día», comenta Ana Elena en entrevista. Para Trista este proceso se convirtió en un momento para reflexionar y evaluar lo que ha pasado en todo este tiempo. Y es aquí donde ambos nos sugieren dejar de verlo como una retrospectiva y verlo como una prospectiva, es decir tomar el pasado para ver cuál será el futuro. 

sin título-3304.jpg
Trista, una década contando historias por Cultura Colectiva. Foto Angélica Pineda.

Sobre lo que ha pasado en 10 años...
Ana Elena: Hace 10 años no existía el fast fashion. Hoy es lo cotidiano, lo encuentras en una avenida principal en la ciudad, a un precio muy bajo. Los diseñadores en México han tenido que adaptarse a esta situación, Además de la evolución de las plataformas que presentan moda, el consumidor al que llegan y la transformación de los medios. Trista se ha enfrentado a todas estas cosas.


Josa: Hace 10 años, no teníamos claro todo lo que implica hacer una marca. Podíamos hacer cosas bellas, pero no sabíamos cómo aterrizarlas. Ahora no, ahora tenemos todo más claro: la silueta, las texturas, las influencias que tenemos, nuestra estética y nuestros procesos.

«Esta exposición es un punto de encuentro para que todas las personas vengan a pensar sobre moda y a generar cuestionamientos y entender cómo vive una marca, cómo crece y hacia dónde va».

Sobre dónde está Trista hoy...
Josa: Trista está en un punto de quiebre. Pasé por un momento de reflexión para saber hacía dónde iba. Hace dos años tuve que replantear el ADN, saber qué funcionaba y qué no. Tuve que hacerlo más actual y diferenciarlo del resto. Así que sofisticamos los procesos, cambiamos los materiales, la cantidad de horas que se requiere para hacer una prenda, y estamos en el punto en el que la gente nos está conociendo y empieza a comprar. Tuvimos que entender el mercado mexicano, la mano de obra, lo que implica el proceso de producción y de comercialización.

 

Sobre este ejercicio curatorial…
Ana Elena: La moda es cultura, es parte de la historia del arte y es parte de la producción cultural de un pueblo y creo que no lo hemos explotado. Por eso debe llevarse a los museos, un visitante se identifica mucho más con un vestido que con un cuadro. Y esta prospectiva, significa 10 años de producción cultural, que te habla del contexto social y de la evolución del diseño en México a través de la evolución de una marca y de cómo esa marca se inserta en el contexto social.


Josa: Esta exposición es un punto de encuentro para que todas las personas vengan a pensar sobre moda y a generar cuestionamientos y entender cómo vive una marca, cómo crece y hacia dónde va. Y esto no sólo en Trista sino pensando abrir un diálogo sobre la industria, y pensar en todos los diseñadores mexicanos que estamos en una lucha constante para permanecer.

TRISTA 10 AÑOS

«Trista es una marca que ofrece experiencias con un excelente trabajo artesanal. En este momento está obteniendo una madurez en el savoir faire. El taller de bordado es verdaderamente alucinante. La calidad de mano de obra que México tiene es impresionante, pero en pocas ocasiones se compagina esa mano de obra con el diseño y precisamente eso es lo que queremos mostrar», concluye Ana Elena.


 

Trista, una década contando historias por Cultura Colectiva, en la Galería Terreno Baldío hasta el 4 de marzo.

 


Fotografía Angélica Pineda
Video Adrenorama

 

Compártelo

Tags

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas