Moda

Smooth Criminals

Si las primeras pasarelas del año ya estaban cargadas de nostalgia, las que lo cierran la desbordan: los protagonistas son los 80: power dressing, pantalones holgados y las enormes hombreras que por años habían intentando reaparecer y que ahora por fin lo logran.
Reading time 5 minutes

Nada es casualidad. La vuelta a los 80 a la que nos llevan los diseñadores de las casas de moda más importantes del orbe tiene que ver, por supuesto, con la nostalgia. Pero también con otros factores que van más allá de ello y que muchas veces nada tienen que ver con la moda (al menos en apariencia), como la geopolítica y la economía. Hagamos un recuento: entre 1980 y 1985 las tensiones entre la Unión Soviética y Estados Unidos que habían nacido tras la Segunda Guerra Mundial —la llamada Guerra Fría— llegaron a su punto más alto terminando solo con la disolución de la URSS y el inicio de la Perestroika. Cuatro años más tarde caía el muro de Berlín. El final de la década vio también el final de los sistemas socialistas y el surgimiento de neoliberalismo como la corriente económica y política dominante hasta nuestros días. Pero, ¿qué tiene que ver todo esto con las pasarelas? Que quizá de un modo inconsciente los directores creativos —muchos de ellos baby boomers que pasan de los 50 y que parecen estar haciendo una revisita histórica a lo que han vivido en el último medio siglo— hallan similitudes entre aquellos años y los actuales que no se nos deben escapar: el resurgimiento de Rusia como potencia ha revivido también su tensa relación con Estados Unidos, el neoliberalismo se cuestiona, pero también se reafirma —no por nada los acuerdos para renovar el TLCAN fueron parte diaria de los noticieros nacionales— y ya que gran parte del "triunfo" de este sistema incluyó el dominio cultural de Estados Unidos en el mundo, es inevitable rememorar a las grandes figuras de la época, esas que hicieron fama internacional en una época que aún desconocía los alcances del internet. De ese conjunto de personalidades que podrían ser mencionadas, una resume la idea completa: Michael Jackson.

El "Rey del Pop" habría cumplido 60 años este 2018. Y debido a ello su nombre —que nunca ha dejado de estar presente— se ha escuchado con más constancia de lo habitual. Ha habido homenajes, recopilaciones y hasta una exposición de arte en la National Portrait Gallery de Londres. La moda, que tanto le importó a él sobre los escenarios, no podía quedarse atrás y, en este profundo reencuentro que hace de los años 80, la figura del inventor del moonwalk aparece a través de guiños de pequeña y gran escala como la colección cápsula Sad, presentada por Wood Wood, o el traje blanco de edición limitada que lanzó Hugo Boss —Boss x Michael Jackson— idéntico al que luce el cantante en la portada de su exitoso disco Thriller, lanzado en 1982. Pero quizá uno de los mejores homenajes o, mejor dicho, una de las mejores revisitas a la década y al estilo de Jackson la hace Marc Jacobs, quien explota al máximo el imaginario colectivo sobre los 80 con un traje hecho con bloques de color y un sombrero que nos lleva a pensar de inmediato en el Michael de "Smooth Criminal" y con el que la cantante Zendaya causó furor en una fiesta en Los Ángeles. Cabe mencionar que Jacobs ya había usado como "musa" al Rey del Pop en 2009 (año en que Jackson murió) cuando aún era director creativo de Louis Vuitton.

La mencionada casa francesa también se apropia de los 80, pero Nicolas Ghesquière pareció más interesado en el power dressing y en combinarlo con fantasías espaciales que evocan aquellos años —impulsadas por el estreno de los episodios V y VI de la saga de Star Wars—, y en un camino también femenino y poderoso podemos ver lo presentado por Versace, por Fendi y por Tibi, que tiene un conjunto holgado negro con azul marino combinado con una sencilla playera blanca que, desde la primera vista, recuerda a un look casual de jeans y blazer con el que la princesa Diana de Gales —una de las trendsetters más importantes de aquella década— fue fotografiada en un club de polo en 1988.

Alberta Ferreti, con sus jeans amplios hasta la cintura, adornados con aplicaciones y bien acompañados por unas botas de gamuza, nos lleva a las calles de las ciudades en los 80: hay que preguntarle a quienes lo vivieron, la combinación era casi un uniforme.

Isabel Marant confirma que las botas altas y las hombreras estarán de regreso de aquí a fin de año y MiuMiu nos conquista con una versión más roquera de los 80 con la que es fácil imaginarse a la inigualable Grace Jones. Más glam lucen Gucci y Saint Laurent. La firma italiana tiene una colección que podrían usar Madonna y David Bowie por igual, medio retrofutura y excesiva, mientras la casa francesa recurre a una silueta típica de los 80 en atuendos con los que Vacarello demuestra que aún falta mucho para que olvidemos el legado de Hedi Slimane; eso sí, se le agradece el espíritu sexy y provocador a lo bondage que hay en su colección y que, en definitiva, causó furor en una de las décadas más explosivas de la moda del siglo XX.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas