Moda

Loulou e Yves

por Felipe Pando
04.05.2018
El periodista de moda Christopher Petkanas nos habla sobre su nuevo libro, Loulou & Yves: La historia no contada de Loulou de La Falaise y la casa de Saint Laurent.

El 4 de mayo, Loulou de la Falaise habría cumplido 70 años. Durante más de tres décadas su amistad y las colaboraciones que realizó con Yves Saint Laurent resultaron en algunas de las creaciones más celebradas de la firma. Nos reunimos en Nueva York con Christopher Petkanas, autor del libro, Loulou & Yves: La historia no contada de Loulou de La Falaise y la casa de Saint Laurent, la primera biografía sobre la musa del diseñador, quien nos cuenta algunas anécdotas que marcaron la vida de este ícono del estilo francés.

 

 

Tu libro acaba de salir a las librerías de Estados Unidos, ¿cómo te sientes?

Exhausto. Durante tres años me dediqué completamente a él, entrevisté a más de 150 personas y hacer que ellos quisieran hablar conmigo en algunas ocasiones requirió muchos esfuerzos de comunicación y convencimiento.

 

¿Cómo empezó la idea de escribir una biografía sobre Loulou de la Falaise?

Trabajé del 82 al 88 en la corresponsalía en París del periódico de moda Women’s Wear Daily, en esos años como reportero conocí a Loulou. La veía mucho porque el diseñador favorito del editor general de ese entonces, John Burr Fairchild, era Yves Saint Laurent, así que todo el tiempo estábamos en las oficinas de Saint Laurent. John quería que los diseñadores de Nueva York y de la Séptima Avenida copiaran a Saint Laurent y tuvo cobertura como nadie más y por extensión conocí a todos en la “mafia” Saint Laurent. En 2011, cuando ella murió decidí empezar a escribirlo.

loulou-de-la-falaise-033.jpg

Esta biografía es contada a través de narraciones orales, de diálogos de la gente a la que entrevistaste, ¿por qué optaste por este formato?

El mejor ejemplo de este tipo de biografía es la que escribió Jean Stein sobre Edie Sedgwick. Ese libro me encantó y durante años pensé que quería hacer una biografía oral pero estaba un poco intimidado, ya que nunca había hecho una biografía. Loulou murió un domingo y cuando leí su obituario en el New York Times algo hizo click en mí y el formato estaba decidido. Suena dramático pero es verdad.

 

¿Hay alguna anécdota sobre ella que esté ligada a México?

Sí, cuando tiene 19 años se casa por primera vez con un aristócrata irlandés, Desmond FitzGerald. Se van en un barco desde Inglaterra a pasar su luna de miel en Yucatán en 1966.

 

¿Cómo fue la relación con su primer esposo?

Desmond y Loulou nunca estuvieron destinados a estar juntos. Eran incompatibles en todos los sentidos. Él tenía un castillo impresionante en Irlanda y ella estaba destinada a esa vida: pedir la comida, organizar la cena, supervisar el largo de la mesa. Pero a los 19 años eso no le interesaba para nada.

 

¿Qué anécdotas descubriste mientras escribías el libro te resultaron las más sorprendentes?

Cuando empecé a escribir no me imaginaba que ella fuera tan complicada. Se mudó a París en 1972, cuando inicia su trabajo en Saint Laurent. En 1977 se casa por segunda vez, con Thaddeus Klossowski el hijo del pintor Balthus. Mientras investigaba, una y otra vez aparecía el nombre de un tal Ricardo Bofill y pensé que solo se trataba de un novio. Comencé a escribir una una lista de sus noviazgos, pero él no me parecía especialmente significativo. Sin embargo, resultó ser una figura sumamente importante en su vida, algunos dicen que (el arquitecto español) fue el amor más grande de su vida, más aún que su segundo esposo, Desmond FitzGerald.

 

¿Cómo te describió Ricardo Bofill su relación?

Estuvieron juntos de 1972 hasta el matrimonio de Loulou con Thaddeus en 1977. Ricardo habla del estilo de vida desenfrenado que tenían: las fiestas, el sexo, las drogas, el alcohol. Decía que era algo que lo mataría si seguía así y que tenía que terminarlo. Ella estaba apasionadamente enamorada y él hace algo cruel, que narro en el libro. Toma el lipstick de Loulou mientras ella estaba fuera del departamento y en un espejo escribe: “Au Revoir”. Loulou va a una tienda departamental y compra un hacha, regresa a la casa y corta su cama.

 

Suena a un noviazgo bastante intenso…

Ella tenía un apetito sexual voraz y supongo que él también. Él habla de que tenían múltiples compañeros sexuales en la cama, al mismo tiempo, y como lo dice, Mayo del 68 y las revueltas de París acababan de ocurrir. El sexo no era para tanto, no importaba si era un hombre o una mujer, si era algo que duraba un día, una semana o un mes. Por ejemplo, Loulou también tuvo un romance con Kenzo Takada y él mismo me lo confirmó en el libro, cuando me dijo que fue  la única mujer con la cual se ha ido a la cama. Así eran las cosas.

También se habla de una violación hacia Loulou durante su infancia ¿qué investigaste sobre esto?

Es algo que aparentemente sucedió, Loulou nació en el 47 y sus padres se divorciaron en 1950. Su madre, Maxime dice que el juez no les permitió que sus hijos se quedaran con ella porque tenía una vida “muy liberal” y también mencionó que en un momento su exesposo, el padre de Loulou le dijo: "bueno, tú quédate con uno y yo me quedo con otro", pero ella dice que no quiso quebrantar la ley.

 

¿Qué pasó entonces con los niños?

La solución a la que llegaron fue ponerlos en un orfanato. John Richardson, el biógrafo de Picasso, fue un gran amigo de Maxime y de Loulou. De él viene la información sobre la violación, que ocurrió cuando ella era niña. Ella tendría tres o cuatro años cuando entró al orfanatorio y estuvo ahí cuatro o cinco años y durante ese periodo se supone que fue violada, tendría entre tres y ocho años.

 

Ahora conoces más a Loulou que muchas personas, ¿cómo describirías su personalidad?

Creo que hay muy pocas personas con un estilo innato, que tienen el estilo a la punta de sus dedos. Ella era así: no solo una mujer con estilo personal, sino alguien que lo tenía instintivamente. No fue a la escuela pero era buena en lo que hacía simplemente porque lo sentía. Era increíblemente carismática, su aura era algo intimidante. Era muy franca e imponente.

 

"Creo que hay muy pocas personas con un estilo innato, que tienen el estilo a la punta de sus dedos. Ella era así: no solo una mujer con estilo personal, sino alguien que lo tenía instintivamente".

Los últimos años de su vida fueron bastante problemáticos en cuestiones financieras...

En 2002 Saint Laurent se retira y un año después ella lanza un negocio propio. Hay gente que ve esta decisión como un intento de mostrarle al mundo lo talentosa que era; vengarse de Saint Laurent, de Pierre Bergé y de 30 años de estar un poco en la sombra en la casa; ella hacía las colecciones interestacionales (Prefall y Resort) y salía al quite cuando Yves Saint Laurent estaba enfermo o no podía ir al taller. Son ambiciones bien dirigidas y justificadas, solo que eligió hacerlo con su propio dinero.

 

¿Cómo le fue con ese proyecto?

Las colecciones al principio fueron modestamente exitosas. Abre en 2003 y después el negocio no va bien y cierra completamente en 2007 o 2008, cuando Saint Laurent muere. Las cosas se ponen peor, hay un breve periodo entre 2008, 2009 cuando hace joyería para Oscar de la Renta lo cual hace todo el sentido porque de la Renta siempre plagió a Saint Laurent, pero eso era un trabajo que hacía porque necesitaba el dinero, aunque lo disfrutara. También apareció en un canal de ventas por televisión. Para hacer eso debes ser muy histriónico; ella no lo era, estaba increíblemente enferma y debía hablar de su joyería, ver esos videos resulta muy triste. No sé si fueron exitosos, pero no pudo seguir haciéndolo por su salud. Tenía un departamento, en el distrito 14 de París, que pagaba Saint Laurent, y fue sumamente fotografiado. Vivió ahí durante 30 años y tras la muerte de Saint Laurent tiene que empezar a pagar la renta. En 2010, un año antes de su muerte, las cosas van tan mal que no puede pagarla y debe mudarse al campo, a las afueras de París.

 

¿En el caso de Loulou se cuenta una “historia oficial” y otra pública?

Toda la historia de Loulou ha sido embellecida y muchos aspectos de la historia de Saint Laurent también, no me interesa eso. La casa de Saint Laurent emitió un comunicado tras la muerte de Loulou, donde decía que había fallecido tras una larga enfermedad. Bueno, sí fue larga pero no en el sentido en el que ellos lo cuentan, inició en los 60 cuando contrajo hepatitis A, B y C y prácticamente bebió hasta matarse, por cirrosis y cáncer de hígado. Eso no se dice.

 

¿Qué pueden aprender las mujeres contemporáneas de la vida de Loulou?

Creo que la lectora promedio de las revistas de moda es una esclava; estudian las imágenes, compran bolsas caras porque creen que es lo que deben estar usando. Pienso que la gente creativa sabe que llega un punto en el que debes de dejar de mirar. Las mujeres están esclavizadas; tenías que ser como Loulou para descifrar las claves del estilo, su historia da algunas pistas de cómo lograrlo.

a082d21070753cf53efdb1edf03c7345.jpg

Compártelo

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas