Moda

Tejidos del futuro

La marca de moda sustentable Pangaia nos cuenta porqué las alternativas de ropa vegana no son tan inocentes como pensábamos.
Reading time 2 minutes

La conversación actual de moda inicia usualmente con el cuestionamiento de si lo que usamos es realmente sostenible. De los abrigos de piel nos saltamos a los abrigos de tejido sintético como medida eco-friendly, a pesar de ellos nos preguntamos si son estas fibras realmente buenas para el ambiente y una posible tangente para proteger al mismo. La respuesta es obvia y condundente. Fibras sintéticas han producido una contaminación invisible y ubicua, ya que estas sueltan microplásticos cada vez que estas prendas son lavadas, terminando en el agua que más tarde desenboca en océanos. Ahí, estas piezas de plástico microscópicas se incorporan a las plantas y animales. Los peces que son pescados llevan estas partículas al mercado y, cuando las personas las comen, también consumen partículas microplásticas.

Con el auge de las puffer jackets nos preguntamos si había una solución sustentable para este problema. Tradicionalmente la creación de estas chamarras requieren las plumas de ganso para su relleno y hasta hace unos años la solución inmediata libre de crueldad animal fue el relleno sintético. Sin embargo, estas las alternativas llamadas "veganas" claramente no son sostenibles. 

Al tomar medidas para producir productos funcionales y sostenibles trabajando con científicos y expertos en tecnología, Pangaia comenzó a producir prendas éticas el año pasado mediante el uso de tecnología avanzada. Como resultado de 10 años de trabajo extenso, la marca ha introducido una nueva tecnología llamada FLWRDWN en la industria textil.

/

Esta tecnología vegana, que une la ciencia con la naturaleza y el avance en el mundo de la moda, condujo al surgimiento de una colección cápsula de chaquetas acolchadas llenas de flores silvestres naturales. Una de las raras soluciones sostenibles que protegen tanto a los animales como al planeta, las fundas protectoras producidas con esta tecnología son 100% biodegradables por naturaleza. Amanda Parkes, gerente de innovación de Pangaia, afirma que esta solución podría darle una vuelta por completo a toda la industria, subraya que las opciones veganas basadas en productos petroquímicos no se discuten en detalle y se deja de lado su impacto ambiental real. Parkes también afirma que las chaquetas acolchadas llenas de flores son tan cómodas y cálidas como llenas de lana o las tradicionales de pluma de ganso.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas