La importancia de un básico - L'Officiel
Moda

La importancia de un básico

Conoce a la marca mexicana que quiere que compres ropa de manera justa.
Reading time 4 minutes

BSCS de México una marca de ropa de básicos (t-shirts, vestidos y sudaderas) que garantiza un pago y trato justo a las personas que lo fabrican. Platicamos con Valerie Benatar y Daniela Gremion, las mentes detrás de este proyecto para conocer cómo surgió todo.  

 

¿Cómo surgió la idea de BSCS?

Surgió de una preocupación y necesidad personal. No conocíamos una marca de ropa que pudiéramos usar en nuestro día a día, que tuviera un precio accesible y que garantizara un pago y trato justo a las personas que lo fabrican. Queríamos vestirnos sin sentir culpa por el proceso detrás de las prendas. Creemos que mucha gente está genuinamente preocupada por encontrar maneras de mejorar el mundo en el que vivimos. Generar una posibilidad en el mundo de la moda, una industria complicada en ese tema, nos pareció una gran oportunidad.

 

¿Cómo llegaron al nombre de la marca?

Le dimos muchas vueltas. Básicos fue el primer nombre que se nos ocurrió, pero quisimos explorar otras posibilidades y nombres. Hicimos varios ejercicios y después de ir y venir con varias opciones volvimos a Básicos. Una amiga nos sugirió dejar sólo las consonantes ya que tu mente se encarga de completar la palabra y nos gustó ese juego. Nos pareció muy importante agregar “de México” ya que la marca está enfocada a que todos los materiales y procesos de fabricación sean mexicanos.

 

¿Cómo fue el proceso de creación de marca?

Lo platicamos con varios amigos en un viaje a la playa en diciembre del 2016. En enero del 2017 fuimos por un café y decidimos hacerlo. Fue mucho trabajo ya que las dos tenemos otro trabajo de tiempo completo. Encontrar la maquila familiar con la calidad que buscábamos tampoco fue fácil. En agosto lanzamos nuestro proyecto en kickstarter y en noviembre lanzamos nuestra página de venta en línea.

 

¿Cuál ha sido su reto más grande?

Nuestro reto más grande ha sido encontrar pequeñas maquilas familiares que tengan la calidad que buscamos. Es complicado negociar un pago justo con maquilas grandes que tienen mucho mayor capacidad de producción, así que decidimos enfocarnos en pequeñas cooperativas.

 

¿Qué ha sido lo más satisfactorio?

Ver que la gente se identifica con el proyecto. Darnos cuenta que somos muchos los que tenemos una fuerte preocupación por las injusticias sociales y ambientales que suceden diario en la industria de la moda y que buscamos opciones para consumir de una manera más consciente. Otra satisfacción ha sido hacer equipo con la maquila familiar y escuchar a las costureras emocionadas con el proyecto, diciéndonos que solo quieren trabajar con BSCS de México.

 

¿Cuántas personas son parte del proyecto?

Seis, nosotras dos y cuatro personas que maquilan la ropa: Aide, Juan, Vero e Irma. Sin embargo hemos tenido la suerte de contar con el talento de grandes amigos que se han sumado al proyecto y que sin ellos BSCS no existiría.

 

/

¿Cómo describirían lo que hacen?

Vamos más allá de ser una marca de ropa, nos consideramos una iniciativa local que busca hacer la diferencia en el consumo de ropa.

 

El año pasado marcó el inicio para ustedes, ¿qué viene para la marca este año?

Este año se trata de que la gente nos conozca y pruebe nuestras prendas. Estamos trabajando con DUL: Deportados Unidos en la Lucha, un grupo activista que se formó después de que los deportaran de Estados Unidos a México. Todos están luchando para poder reunirse con sus familias que están divididas entre los dos países. Una parte fundamental e increíble de su labor es ir todos los martes al aeropuerto para apoyar a personas que son deportadas de Estados Unidos. Les dan alimento y un lugar para quedarse. Hicimos una colaboración especial con ellos que pronto podrán comprar en nuestra página.


 

bscs.mx

 

Imágenes cortesía BSCS de México.

 

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas