La diseñadora Cara Marie Piazza sobre su alquimia consciente - L'Officiel
Moda

La diseñadora Cara Marie Piazza sobre su alquimia consciente

Hay una nueva tendencia que busca conectar a los consumidores de moda con los orígenes de las fibras llamado «del campo al guardarropa», Cara Marie Piazza nos enseña cómo lo hace.
Reading time 5 minutes

Como parte del movimiento del campo a la mesa, surge una nueva tendencia que busca conectar a los consumidores de moda con los orígenes de las fibras y los elementos que se usan para teñirlas y tratarlas, llamado «del campo al guardarropa». Cara Marie Piazza, una artista neoyorquina que se define «dyer» artesanal, nos enseña cómo lo hace.

Desde su atelier en Brooklyn, la diseñadora nos explica que su materia prima la encuentra en los restaurantes, florerías y lugares donde se hacen eventos. «Yo puedo tomar el bouquet de una novia que probablemente termine en la basura y con las flores teñir una prenda que puede durar toda la vida». Su amor por la naturaleza viene de ver como ella siempre se impone por entre las pequeñas arrugas de la jungla de cemento. Estudió textiles en Londres en el Chelsea College of Art and Design y fue ahí donde conoció los tintes naturales por primera vez y a partir de ese momento construyó no sólo su carrera sino todo un estilo de vida alrededor de este concepto. Y como todo es personal, Cara recuerda su vida de estudiante en Londres y cómo se frustraba al no encontrar un espacio para sembrar las plantas con las que quería crear sus colores. Así fue como empezó a experimentar con la cáscara de la cebolla, semillas y hojas que encontraba en su cocina y que usualmente se iban a la basura. «Estoy convencida que todo tiene más de un solo uso», afirma.  «Encontré una mina de oro llena de posibilidades para la alquimia en el lugar menos esperado».

«Estoy convencida que todo tiene más de un solo uso. Encontré una mina de oro llena de posibilidades para la alquimia en el lugar menos esperado».

De hecho, su propuesta no es solo estética sino filosófica, pues invita a cuestionar todo lo que conlleva el acto de adquirir un producto. Sus prendas, todas hechas en fibras naturales como seda, cashmere y algodón, siguiendo formas ancestrales muy simples, están hechas para durar. «Trabajo con lo que está disponible, especialmente con los desperdicios de los restaurantes, aquellas partes de los vegetales y frutas que no son comestibles, partes de la granada, la cáscara del aguacate, las esquinas de la zanahoria, etc.» Su trabajo consiste en reutilizar los recursos al máximo hasta agotar su funcionalidad completamente y crear algo nuevo. Sus principios son los de los indígenas americanos que tomaban solo lo que necesitaban y le gusta innovar con otros elementos como el shibori japonés que le permite crear diseños interesantes a través de dobleces en la tela. También usa bloques de madera y Tjaps de Indonesia para bloquear pedazos del textil con cera como en la técnica del batik.

«Mi narrativa es muy fluida. Yo dejo que los materiales hablen por sí mismos. Me veo como un director de orquesta, solo que es este caso la materia vegetal hace su trabajo a su antojo dejando colores irrepetibles como evidencia. Los primeros humanos teñían su ropa con tintes naturales, por lo que espero que mis prendas tengan relevancia y permanencia en el tiempo. Lo natural tiene un aspecto atemporal que me fascina», cuenta la artista. «Mi meta es inspirar y comunicar conciencia y respeto a través de las prendas que hago con mucho amor». 

Cara Marie, es una creyente en todo lo vintage. «La palabra vintage para mi significa algo del pasado que conserva su calidad y relevancia… con mi trabajo aspiro a que las piezas lleguen a ser vintage y pasen de generación en generación». Además está el tema de la sustentabilidad que ella lo asume como un estilo de vida donde todo va unido: comida, vestido, diseño interior, viajes y sobretodo un día a día consciente. Y compara, los colorantes sintéticos tienen efectos negativos sobre el medio ambiente, el mas grave de ellos relacionado con la polución del agua. Muchos tintes industriales contienen carcinógenos y metales pesados como zinc y cromo que pueden tener efectos adversos en las hormonas.

Actualmente está trabajando con la artista noruega Lise Bjorn en un proyecto en Ciudad Juárez enseñando a mujeres el teñido con tintes naturales. A partir de Abril será artista en residencia en Oaxaca dentro del proyecto Pocoapoco liderado por Jessica Chrastil. Sus piezas se pueden encontrar en Saipua en Nueva York, White Album en Japón y LN-CC en Londres y a través de su página web.

 

caramarienyc.com

Sigue a Marcella Echavarria @marcellaechavarria
 

 

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas