Moda

Entrevista con Jeanne Damas y Simon Porte Jacquemus

A los veintiséis años, logró destacarse de las otras it-girls, encarnando un estilo que no solo es parisino, sino extraordinariamente francés. Platicamos con ella y con su mejor amigo, Jacquemus.
Reading time 8 minutes

Mucho antes de Instagram y Snapchat, Jeanne Damas, también conocida como Crevette Liloo, fue una de las primeras y más jóvenes blogueras de la plataforma Skyblog. Mientras asistía a la escuela secundaria, compartía su visión de la moda con una franqueza desconcertante. Algo menos de una década después, gracias a más de 900,000 seguidores en Instagram, se convirtió en una de las francesas más influyentes. En su haber, tiene un contrato con una agencia de modelos, una colección cápsula para La Redoute, la atención incesante de marcas como Comptoir des Cotonniers y Gucci, una aparición en la película Rock'n'Roll de Guillaume Canet, un libro escrito en colaboración con la periodista Lauren Bastide, À Paris (Grasset), y finalmente, entre otros proyectos, el lanzamiento de una línea de cosméticos que verá la luz este próximo noviembre. Según una de sus mejores amigas, la diseñadora de lencería Yasmine Eslami: "Jeanne nació y se crió en París y encarna la libertad de la mujer francesa".

De hecho, no es solo la elegancia parisina, sino la elegancia que se hace en Francia. "Jeanne se destaca por su postura, su físico y su simpatía irresistible", dice Mathilde Favier, directora de relaciones públicas de Maison Christian Dior. A pesar de su corta edad y su gran popularidad, no tiene ningún reclamo de diva. Podrías acercarte a ella como la gente se acercaba a uno de los iconos más cool de los años sesenta: Jane Birkin. Aunque Jeanne rechaza la comparación con la actriz, uno no puede evitar notar las similitudes. El mismo cabello castaño, el mismo flequillo inmutable y finos rasgos. En resumen, dos mujeres a las que nos gusta admirar.

El lanzamiento de su marca Rouje, hace dos años, les dio a los que la siguen la oportunidad de darse el lujo de tener las prendas que usa. Según su amiga Nathalie Dumeix, diseñadora de la etiqueta, la idea era "crear modelos inspirados en su código de vestimenta". Por otro lado, su sentido de la amistad es lo que la distingue de otras personas. Su madre, sus amigos y su hermana Louise coinciden en que lo que la hace brillar es su espontaneidad. Creo que ese es el secreto de su éxito. Una visión que comparte con uno de sus amigos más cercanos, Simon Porte Jacquemus. Por primera vez, estas dos figuras de la moda francesa actual se prestan a jugar en una entrevista cruzada.

¿Cómo se conocieron?


Simon Porte Jacquemus: Como cualquier adolescente, cada uno tenía su propio blog. Me sentía bastante aislado donde vivía y el Internet me ayudó a encontrar otros fanáticos de la moda como Jeanne. Un día nos comunicamos por correo electrónico y decidimos reunirnos. La primera vez que vine a París, dormí en su casa.


Jeanne Damas: Como muchos otros muchachos de nuestra generación, conocimos a nuestros mejores amigos gracias a Skyblog y Myspace. Cuando tenía catorce años, en mi círculo de amigos no había nadie interesado en la moda, a diferencia de Simon. 

 

¿Tu primera memoria vinculada a la moda?


JD: Cuando Simon lanzó su marca todavía estaba en la secundaria pero posé para él. Para tomar las fotos, elegimos un distrito muy moderno, Beaugrenelle, lejos de los clichés de Paris. Recuerdo que me cambiaba en un estacionamiento.

 

¿Qué más los une además de la moda?


JD: Somos similares en la forma en que vivimos la vida cotidiana, nos gusta estar rodeados de nuestros seres queridos, compartimos el deseo de viajar y de educar nuestra mirada. Y los dos siempre estamos buscando imágenes interesantes para difundir a través de las redes sociales, es una verdadera obsesión.

SPJ: Sí, compartimos esa curiosidad. Otro punto en común es que ambos hemos mantenido nuestros pies firmemente en el suelo. 

 

¿Tienen "defectos" en común?


JD: Los dos somos muy impacientes, extremadamente directos. Esto podría ser un problema, pero la decisión de no hacer concesiones resultó ser una ventaja. 

SPJ: Si hay que escoger una pareja de baile, ¡no sería ella! [risas].

 

Jeanne, ¿cuál es la filosofía a seguir para sentirte bien en tu propia piel? 

JD: Jugar con tus propias fallas. Los franceses saben cómo hacerlo. No están obsesionados con lo qu e piensen los demás y no nos preocupa si nuestros dientes están un poco torcidos. Debemos amar nuestras particularidades porque si tratamos de cambiar todo sobre nosotros mismos, nunca nos aceptaremos. También me gustan las cosas que generalmente se consideran de mal gusto: el lápiz labial que se desborda un poco, el tirante del sujetador a la vista, etc.

 

¿Cuál es la prenda indispensable en el guardarropa de una mujer?

JD: El vestido cruzado. Lo he visto en todas partes, usado por mujeres de todas las edades y complexiones. Es universal.

 

Simon, ¿qué te fascina en una silueta femenina?

SPJ: Me gustan los escotes grandes y las faldas muy cortas.

 

¿Por qué crees que Jeanne es la nueva encarnación de la elegancia francesa?

SPJ: Siempre he pensado que su belleza es universal. Además de que es carismática. Se lleva bien con mi abuela, con mi hermano o con mi tío.

 

Jeanne, ¿qué te dicen las creaciones de Simon?

JD: Simon y yo compartimos la misma visión de la mujer: sensual, impertinente, instintivamente sexy, despreocupada. Sin seguir las tendencias, Simon propone prendas que se pueden hacer propias, en las que uno se siente libre y más fuerte.

 

Simon, ¿Qué opinas de Rouje?

SPJ: Lo admito, me sorprendió cuando Jeanne me informó que lanzaría su propia marca. Le dije: ¿De verdad eres una diseñadora de modas? Luego, al ver cuántas chicas usaban su ropa, supe a dónde quería ir. Su marca es ella. Un poco como Inès de la Fressange en los años ochenta, Jeanne encarna a la mujer francesa en este preciso momento.

 

Jeanne, ¿En qué te inspiras?

JD: Rouje es un homenaje al estilo parisino con un toque de feminidad pero no demasiado calculado. 

 

¿Cómo explicas la excelente recepción del mercado para Rouje?

JD: No esperaba todo este éxito. Es esencial que ame y use todas las prendas que proponemos porque depende de mí publicitarlas. Los creativos de Rouje son todos amigos queridos, son las mismas personas con quienes tomo una copa de vino y me voy de vacaciones. Mi forma de comunicarme probablemente también ha contribuido. Sé cómo quiero las cosas. 

 

Jeanne y Simon, ¿su amistad es para toda la vida?

JD: Por supuesto, Simon y yo nos hemos visto crecer a lo largo de los años, un poco como sucede entre compañeros de clase.

SPJ: Sé que siempre estaremos allí el uno para el otro. Al comienzo de nuestras carreras nos ayudamos mutuamente pero ninguno ha intentado explotar al otro. La nuestra es una amistad sin segundas intenciones.

Tiffany Jewelry & co

Fotografía Daria Kobayashi Ritch
Estilismo Chris Horan

Jeanna Damas

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas