Moda

El ABC de Olivier Theyskens

por Orquídea Alburquerque
12.10.2017
Desde el inicio de su carrera, Olivier Theyskens fue reconocido como una de las voces más interesantes en la moda contemporánea. Este mes el MoMu celebra su carrera con la exposición "She Walks in Beauty".

A es por “A team”. La historia de la moda nos ha demostrado que si hay alguien que se toma en serio el proceso creativo de una prenda, es el grupo de diseñadores provenientes de Bélgica. Sin importar la generación a la que pertenezcan, todos comparten raíces similares: rebeldes, soñadores y perfeccionistas. En una reciente entrevista sobre su exposición en el Museo de Moda de Amberes (MoMu) Theyskens declaró: “Muchos de los diseñadores belgas pensamos 10 veces si ponemos tres o cuatro botones en un saco. Nos tomamos en serio pequeños detalles, necesitamos encontrarle un significado a todo. Pero eso hace que el resultado sean prendas interesantes de ver”.

 

B es por Bruselas. Originario de esta ciudad, estudió moda en el École Nationale Supérieure des Arts Visuels de la Cambre. Dos años después, al sentir “un odio por la escuela” decidió salirse y empezar su marca. “Siempre me vi como un couturier desde los siete años”. Al siguiente día de abandonar la escuela, comenzó a trabajar en la colección Gloomy Trips. Después de presentarla ante diferentes personajes de la industria en Bélgica, la estilista Arianne Phillips vio fotos de su trabajo. En ese momento comenzó todo.

 

C es por Costume del Ballet de Nueva York. En 2003 realizó el vestuario para el ballet “Spectral Evidence”. El coreógrafo Angelin Preljocaj eligió personalmente a Theyskens por la versatilidad y visión creativa. La colaboración culminó en un vestuario diferente que Preljocaj pudo usar a su favor para enaltecer la historia de las brujas de Salem.

OLIVIER-THEYSKENS-FALL-1998-RTW-16-CN10044953.jpg
Olivier Theyskens, 1998
OLIVIER-THEYSKENS-FALL-1998-RTW-35-CN10044984.jpg
Olivier Theyskens, 1998
OLIVIER-THEYSKENS-FALL-1998-RTW-05-CN10044935.jpg
Olivier Theyskens, 1998
OLIVIER-THEYSKENS-FALL-1998-RTW-37-CN10044988.jpg
Olivier Theyskens, 1998

D es por Diseños. “Como diseñador, trabajas para crear piezas que sean elegantes”, aseguró Olivier en entrevista. “Un buen diseñador sabe moverse creativamente dependiendo de lo que sienta en ese momento”. Sin duda, por años su mente ha estado enfocada en mostrar a una mujer elegante, femenina y romántica. Con el tiempo ha evolucionado para incorporar otro factor en la ecuación: el estilo de vida contemporáneo.

 

E es por Experimentar. Theyskens hace que la moda sea poética e interesante. Desde 1997, cuando empezó a trabajar en su primera colección, bastaron un par de sábanas que le regaló su abuela y todo lo que tenía a la mano para expresar y mostrarle al mundo su propuesta creativa. A partir de ese momento nunca dejó de experimentar. Cada colección que realiza integra nuevos elementos o nuevos materiales.

 

F es por Far East. Sin visitar alguna vez Japón, imaginó la moda del oriente “en el futuro” a través de estampados de flores al estilo de Monet en las prendas que realizó para Rochas y Nina Ricci. 

 

G es por Gótico. Desde el inicio de su carrera, la prensa definió su estilo como gótico. “En el momento en el que empecé a diseñar tenía referencias de libros, fotos de street style y de subculturas, pero no tenía idea de que eso fuera gótico, yo siempre pensé en una visión más oscura del romanticismo”, declaró en entrevista para Vogue.

 

t-03-copy.jpg
Olivier Theyskens SS01

H es por Historia. Siendo un personaje con un fuerte punto de vista y un estilo muy definido, está interesado en mostrar una relación histórica y cultural en sus diseños. “Es algo que quiero ver en mi trabajo. La forma en la que llevo la moda es a través de referencias que busco adaptar a lo que es esencial estos días: nuevas telas, nuevas siluetas”.

 

I es por Interacción. A través de sus diseños busca establecer una conversación. “Al elegir un estilo, escoges a la persona con la que quieres interactuar. Me gusta interactuar con gente ajena a la moda, o gente joven que está por definir su estilo”.

 

J es por Julien Claessens. Desde que comenzó la carrera de Olivier, su amigo, el fotógrafo Julien Claessens decidió documentar cada uno de los desfiles de Theyskens, sobre todo lo que pasaba en backstage. Algo que pocos diseñadores han realizado. Este proyecto culminó en el libro “The Other Side of the Picture” publicado por Assouline en 2010.

 

K es por Karen Elson. No solo la prensa reaccionó de manera positiva sobre el lanzamiento de su marca. Al escuchar sobre él, la modelo Karen Elson fue a visitarlo, le encantó la colección e invitó a sus amigas a desfilar para la colección SS00. Así, Stella Tennant, Kate Moss, Carmen Kass y Lily Donaldson se volvieron algunas de sus modelos favoritas.

 

L es por Loulou de la Falaise. Él e Yves Saint Laurent tuvieron una amiga en común. Loulou de la Falaise conoció a Olivier a través de Ariel de Ravenel, autor del libro sobre la socialité. Pronto se volvieron cercanos y ella le mostraba su apoyo en cada desfile de Nina Ricci. Si algo caracterizaba a Loulou era su buen gusto por las joyas. La colección AW12 que Theyskens hizo para Theory incluyó una línea de accesorios inspirados en de la Falaise hechos por la diseñadora de joyería Pamela Love.

 

M es por Madonna. En 1998, Madonna utilizó uno de sus vestidos a los premios Oscars que André Leon Talley de Vogue, catalogó como uno de los mejores vestidos de la historia. En el video de la canción Frozen, el vestido con el que aparece en el desierto rodeada de cuervos, es creación de Theyskens.

F R O Z E N

N es por Nina Ricci. Su tiempo en la casa fue breve. Realizó únicamente cinco colecciones y aún así el impacto de su trabajo permanece hasta ahora. Después de haber revivido la casa de Marcel Rochas, hizo lo mismo con Nina Ricci con una reinterpretación de los clásicos de la fundadora. Piezas de los años 30 y 40 con una silueta más delgada y atención en los hombros. En tiempos de Theyskens, Nina Ricci era sinónimo de romanticismo, feminidad y nostalgia. Las estructuras asimétricas de sus primeras colecciones, inspiraron el diseño de la botella del perfume L’Air du Temps.

O es por Otros. Alexander McQueen para Givenchy y John Galliano para Dior son sus diseñadores y momentos favoritos en la industria.

 

P es por Primavera/Verano 1999. La primera colección que presentó ante la prensa fue en 1998. Se trataba de una deconstrucción del estilo del siglo XVIII (algo que los belgas nos han demostrado hacer a la perfección, pensemos en Margiela y Demeulemeester.) El desfile fue elegido por Vogue como uno de los 25 mejores de la década de los 90.

 

Q es por Quote.

“Elegance is a mesmerising grace… it’s the gesture, something in the eyes that really brings a certain depth”.

 

R es por Rochas. En el 2002, la casa Rochas lo escogió como director creativo. Presentó su primera colección para otoño/invierno 2003. “Magnífica y cautivadora” fueron adjetivos comunes escritos por la prensa. Durante su tiempo en Rochas, convirtió la marca en una casa de demi-couture, el punto medio entre la Alta Costura y el ready-to-wear.

 

S es por She walks in Beauty. Nombre de la exposición que presenta este mes el Museo de Moda de Amberes MoMu. Un viaje sobre su evolución creativa a través de sus 20 años en la moda, su habilidad de confección, el cambio de atmósferas de trabajo (dos casas francesas, una marca apegada al fast fashion y el regreso de su marca homónima) y las siluetas que representan “su espíritu” en la Alta Costura.

installs_0001_20171011_sestig_theyskens22015_4000.jpg
She Walks in Beauty, MoMu 2017

T es por Theory. Sarah Mower escribió para el desaparecido Style.com “Theyskens ha intuido rápidamente el hecho de que el fast fashion está creciendo y que la generación más joven quiere un nuevo estilo de vestir”. Estas palabras tomaron sentido cuando en 2010, la marca Theory lo buscó para realizar una colección cápsula. El éxito de la misma hizo que lo nombraran director creativo y se mudara a Nueva York.

 

U es por “Unperturbed” (o sereno). Así se declaró el diseñador durante el desfile de la colección SS 18 que presentó hace unos días en París. Su equipo estaba angustiado porque después de su desfile, la gente tenía que correr al otro lado de la ciudad para ver la propuesta de Saint Laurent lo cual significaba que muchos preferirían saltarse el desfile de Theyskens. Quizás era la tranquilidad de los 20 años de experiencia que tiene en esta industria o la satisfacción de saber que el MoMu lo celebraría, pero esa serenidad hizo que el desfile comenzara en punto de las 7:01 (algo raro en la moda) y que fuera descrita por la prensa como una excelente colección.

Olivier Theyskens SS 18

 

 

V es por 20 años. Su carrera despuntó cuando tenía 20 años, dos décadas después y cuatro diferentes etapas; es uno de los diseñadores con una de las voces más idiosincráticas de nuestro tiempo. Espíritu que no es común en la nueva generación de diseñadores.

 

W es por Wunderkind. En solo unos años de carrera se estableció como uno de los personajes más fuertes de la moda. Un joven prodigio que después de presentar tres colecciones bajo su marca, ya era director creativo de una casa francesa.

 

X es por Generación X. Siendo de una generación pre milenial, Olivier ha dejado claro no tener interés alguno en unirse al modelo de see now buy now que otras marcas han adoptado. “No quiero que esa sea la realidad de mi vida o de mi trabajo. Me gusta que las cosas prevalezcan. Ver una colección por más tiempo para conocer la reacción de los compradores y los editores. Es importante tener esa información para pensar en la siguiente colección e ir encadenando el ADN de la marca.

 

Y es por yellow. Si los colores negro, gris y blanco son definitivamente sus favoritos, el amarillo y dorado son los únicos colores “intensos” que le gusta usar. Fue desde el vestido que Madonna usó para los premios VH1 Fashion Awards en 1998, pasando por la colección para SS 01 hasta vestidos que ha hecho especialmente para alfombras rojas para Nicole Kidman o Reese Witherspoon.

F I N

Compártelo

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas