Deconstruyendo Lemaire - L'Officiel
Moda

Deconstruyendo Lemaire

Uno de los diseñadores que la moda actual parece haber olvidado.
Reading time 5 minutes

La moda no es perfecta, de hecho a tiempos es injusta. Lo explico enseguida. Estamos en momentos donde muchas casas o marcas pasan desapercibidas en un universo donde cada vez más nos dejamos llevar por aquellas que llenan nuestro Instagram de manera constante (gracias algoritmo). Una colaboración con Off-White y algo relacionado con Gucci parecen ser el material que no falta en la pantalla del teléfono y no digo que eso esté mal, la moda lo engloba todo, pero si deja espacio para cuestionar: ¿qué pasa con las demás casas? Aquellas que no tienen una campaña de marketing masiva, aquellas que no se relacionan con celebridades, aquellas con diseñadores que son más reservados o no buscan “romper el internet”. Nombres que cada vez parecen escucharse menos: van Noten, Marant, Simons (sin Calvin Klein), Sander, Lemaire. Esta última es quizá una de las marcas más subestimadas de la industria y aún así una de las más elegantes y “utilizables” del calendario de la moda en París. Factor que definitivamente llamó la atención de un gigante del fast fashion como Uniqlo, quien empezó una relación con la marca en 2015 con una colección cápsula y que terminó de consolidarse hoy, con la  noticia de la adquisición de una pequeña parte de la marca francesa. Tal y como sucedió con el grupo español Puig y Dries van Noten. Ya que el nombre Lemaire volvió a ser noticia hoy en los top stories de Google, parece buen momento detenernos y deconstruir la marca.

 

L es por, en palabras de los franceses, “la marque”

La marca comenzó como un proyecto independiente entre Christophe Lemaire y un equipo que comparte una misma filosofía que busca crear prendas influenciadas por las calles de París. Ubicado en el distrito de le Marais, cada temporada ofrece una colección impecable para hombres y mujeres pensando en las actividades de la vida diaria. Lejos de complicaciones, lejos de presunciones. Simplemente ropa que te puedes poner.

 

 

 

E es por elegante y effortless

“Llevar un ‘uniforme’ significa que asumo quien soy y lo que hago, eso es dignidad  y creo que es muy importante. Para mi, la elegancia está ligada a la dignidad”, dijo el diseñador en entrevista para la revista Travel Almanac. En realidad esa frase define la marca, en Lemaire encuentras un uniforme, piezas que se son familiares que las has tenido antes y sobre todo sin confusión.

 

M es por el tiempo en la maison Hermès

Antes de establecer su marca tuvo una casa que le permitió estar cerca del lujo, la maison Hermès y antes en Lacoste. Su relación terminó en 2014 después de cuatro años donde desarrolló prendas que se sumaron al legado de la marca. “Somos más que una bolsa Birkin”, aseguró. Trabajo que realizó a la perfección, llevando la visión de Hermès a recorrer otros territorios creativos con tejidos de Asia y África en siluetas influenciadas por los años 70, sobre todo aquellas de Issey Miyake. La crítica de moda Suzy Menkes habló maravillas de su primera colección en el International Herald Tribune, a Cathy Horyn del New York Times le pareció demasiado y a Le Figaro le encantó. “Christophe piensa similar a Hermès”, aseguró la marca.

 

A es por artistic director

Su carrera comenzó con pasantías en Christian Lacroix, Yves Saint Laurent y Thierry Mugler. Cuando Lacoste buscaba un director artístico en 2002, su nombre surgió en conversaciones. Pero quizás todos lo pusieron en el mapa de la moda cuando el francés Jean-Paul Gaultier salió de Hermès y ocupó su puesto. Pocas son las entrevistas con él al ser de esos (pocos) diseñadores que siguen creyendo que su trabajo debe hablar por ellos.

 

I es por identidad

Así como Phoebe Philo hizo un reset en la historia de Céline con un rediseño tipográfico, un elemento clave de la marca Lemaire ha sido la identidad visual partiendo de la idea de cada detalle va conformando un todo: etiquetas, empaque, papelería, el sitio web, la comunicación en plataformas digitales y lookbooks fueron hechos por el estudio Atelier Dyakova, mientras que las fotografías han estado a cargo de Alasdair McLellan o Axl Jansen.

 

R es por Relationship goals

Aunque la gente ubica principalmente a Christophe como el diseñador de Lemaire, su pareja Sarah-Linh Tran es elemento clave de la parte de diseño.

 

E es por emerger como una marca que funciona

“Siempre estuve interesada en el aspecto práctico del guardarropa de la mujer”, dijo Christophe en entrevista para el New York Times, “Sarah-Linh lo entendió. Simplemente queremos vestir a mujeres que son ellas mismas, que reconocen su personalidad y son independientes”. Lejos de la fórmula de sexualización de la mujer, ellos creen en otro tipo de deseo. En el “de la vieja escuela”. Uno que no necesita tacones, poca ropa o llamar la atención con colores y estampados;  sino aquel lleno de autenticidad, de sentirse cómodo con uno mismo, el que lleva a la belleza absoluta.


 

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas