moda

Al descubierto

En 2016, algunas publicaciones de moda declararon que el escote había muerto. Dos años después de que emitieran una sentencia tan atrevida, la historia y las colecciones más actuales demuestran que los escotes —como la materia y la energía— no se destruyen: solo se transforman.

Entradas recomendadas