Joyería

Nueva visión, Fernando Mastrangelo

Las esculturas de Fernando Mastrangelo van más allá del arte, ya que sus piezas también se enfocan en la arquitectura y el diseño de interiores.
Reading time 6 minutes

Para la nueva edición de Art Basel, Mastrangelo diseñó y construyó un lounge en el que las nuevas colecciones de Audemars Piguet son las protagonistas. Esta vez, nos abre las puertas de su estudio para contarnos su historia y experiencia al crear The Valleé.

Tu carrera comenzó siendo asistente del artista Matthew Barney. Primero te enfocaste en la pintura y en la creación de videos, para evolucionar después hacia la escultura. ¿Podrías explicarnos cómo fue ese proceso?

Fue en el primer año en la universidad que decidí tomar un taller de escultura y me enamoré instantáneamente de esta disciplina. Creo que hubiera sido más fácil ser pintor, pero amo el desafío que existe en la escultura. Cuando empecé a hacer muebles, me di cuenta que esto me abría fácilmente las puertas de los hogares de las personas. Mi expresión artística se refleja tanto en la escultura como en los muebles, donde busco la funcionalidad.

 

¿Qué es lo que te inspira al crear una pieza? ¿Hay algún artista o influencia detrás de tu obra?

Mi inspiración recae en la política. Me inspiro en lo que sucede en la sociedad y en la cultura. Tengo una voz y la quiero usar a través del arte. Tengo la oportunidad de crear algo hermoso y hacer que las personas se cuestionen lo que está pasando en su entorno.

Es realmente inspirador cómo ayudas a artistas emergentes a través de tu organización, In Good Company. ¿Qué consejo les compartes a estos jóvenes?

Les aconsejo que deben construir su propio estudio, sin la influencia de una galería. Así es como yo manejo mi estudio. Siempre les digo: sé independiente, haz todo lo que puedas dentro del estudio y esto te ayudará a controlar el proceso, la calidad y el mensaje de tu obra. Tienen miles de dudas, no saben qué precio darle a sus obras, no saben poner valor en su tiempo, ni tampoco cómo hablar acerca de su trabajo. Intento enseñarles que son emprendedores de sus propias marcas.

Creaste una exhibición, en colaboración con Audemars Piguet, en la cual la naturaleza y la relojería son el punto de partida. ¿Fue difícil encontrar esta relación?

La verdad es que no fue tan difícil. Audemars Piguet me llevó a conocer su hogar en las montañas suizas del Jura. Ahí pude experimentar Vallée de Joux y fue lo mismo que quise hacer con la exhibición. Llevar al espectador a conocer la Vallée y hacerlo vivir mi experiencia. Fue así que, con diversos tonos y texturas hechas de piedras trituradas del mismo Vallée de Joux, logré concebir un lounge para exhibir los relojes de la firma.

 

El tiempo es el tema central de esta exhibición en un sentido que va más allá del que consideramos, se trata de un concepto casi geológico. ¿Podrías explicar esto más a fondo?

Considero que el tiempo tiene más que un sentido lineal. Por sentido geológico me refiero a dibujar una paralela entre el tiempo que tardó la Tierra en crear la Vallée y el tiempo que le toma a un maestro relojero crear una pieza de Audemars Piguet. Con el loungequise presentar un diálogo entre el pasado y el presente donde el complejo proceso de la relojería, los recursos naturales, el ensamblaje final del movimiento y la caja del reloj están presentes.

 

¿Cómo lograste presentar los relojes en la pared estratificada sin caer en la obviedad?

Este fue un gran reto, ya que los relojes son las piezas centrales de la exhibición. Trabajé esta pared para que mostrara cinco componentes de la nueva colección de Audemars Piguet: oro, latón, aventurina, cristal de zafiro y acero.
 

El "Escape Lounge" invita a presenciar un puesta de sol como si estuvieras en Vallée de Joux. ¿Por qué es importante para ti hacer de esta exhibición una experiencia sensorial?

Para mí era importante que los visitantes experimentaran lo que viví en Vallée de Joux: un momento de desconexión en el que se relajen y disfruten un atardecer. Las paredes en forma de croissantson las que delimitan el área del lounge para mostrar una silueta negra cuya la iluminación crea una puesta de sol con luz natural.

 

¿Cómo fue colaborar con Audemars Piguet? ¿Qué fue lo que aprendiste y cuál fue tu parte favorita?

Ha sido la mejor colaboración en la que he trabajado. Mi filosofía y la de la Audemars Piguet son muy parecidas en cuanto a la calidad y la artesanía. Estoy orgulloso de los materiales que uso, de dónde vienen y qué significan conceptualmente y la firma también opina lo mismo. Me dieron toda la libertad para crear "The Valleé", y esto normalmente no sucede cuando colaboras con otras marcas. Sobrepasamos la manera en la que la firma exhibe sus relojes y me permitieron mostrar una visión a través de la creación de estelounge.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas