Joie de Vivre

Lo Sereno: filosofía barefoot luxury

Una playa semivirgen, palmeras tocadas por el viento y la luz anaranjada del atardecer. Encontramos el destino perfecto para evadirnos.
Reading time 3 minutes

En francés hay una palabra - flâneur - que define a quienes pasean sin rumbo ni propósito, al vaivén de la multitud, demorándose ante "ese brusco y delicioso rebote de un rayo de sol en una vieja piedra", como escribe Cortázar en Las babas del diablo. Esos son los auténticos nómadas, para los que el viaje constante forma parte de su esencia.

Para ellos descubrir un destino u hotel diferente, propositivo, emocionate es, a veces, tarea de titanes. Cada vez más la hospitalidad se parece entre sí y las suites carecen de alma propia. Pero aún hay visionarios que materializan paraísos en la arena. 

En el punto exacto donde la costa del Océano Pacífico se encuentra con las montañas de la Sierra Madre del Sur, emerge Troncones, un oasis de paz para disfrutar del concepto barefoot luxury. Para el empresario Rafael Sainz Skewes, artífice de Lo Sereno, Casa de Playa, las sensaciones que tuvo al descubrir estas playas doradas fueron en punto de partida para reflejar lo que debe ser un hotel perfecto: entorno inspirador, excelente comida y buena compañía. Es un “Original” del selecto sello Design Hotels™, que respalda a los hoteleros independientes cuya propuesta se caracteriza por la pasión por la hospitalidad, la autenticidad cultural y arquitectura y diseño interior que estimulen la capacidad de asombro.

La audaz mezcla de texturas y elementos decorativos logran un aspecto vanguardista y artístico en los ambientes interiores. Son solo 10 suites blanquísimas y minimalistas, todas con terraza y baños con muros de vidrio - y ducha de lluvia al aire libre -  para que la naturaleza esté presente en la estancia. Además, la base de su gastronomía son ingredientes frescos y productos locales. Su coctel emblema, Lo Sereno, fusiona vodka, acentos cítricos y una pizca de albahaca.

En un ambiente sin prisas, rodeado de vegetación tropical y una invaluable privacidad, es un must para experimentar la belleza de la sencillez. Ver amanecer y pisar la arena húmeda, hacer surf sobre olas furiosas, cabalgar a través de paisajes donde aún habita la vida silvestre o practicar yoga a primera hora de la mañana son rutinas diarias en Lo Sereno. 

John F. Kennedy tenía razón cuando decía que estamos atados al océano, y cuando volvemos al mar, ya sea para navegar o mirarlo, volvemos a dónde venimos. Tal vez por ello hay multitud de escritores que han encontrado inspiración para sus obras en el agua salada. Y es que el mar siempre nos atrae e intriga, porque como bien señalaba Borges: “El mar es un antiguo lenguaje que ya no alcanzo a descifrar”.

 

 

1585718676665959 courtesy of lo sereno 71585718844724402 courtesy of lo sereno 1
1585718676536585 courtesy of lo sereno 31585718854658805 courtesy of lo sereno 9
1585718875839685 courtesy of lo sereno 4
cortesía de Lo Sereno

Más en Lo Sereno Casa de Playa

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas