El ritual de Gucci - L'Officiel
Fashion Week

El ritual de Gucci

Así vivimos el desfile de la casa italiana para la colección Crucero 2019.
Reading time 3 minutes

LUGAR

El sur de Francia es una región visitada por el director creativo de Gucci, Alessandro Michele, quien en un viaje de fin de semana en julio pasado decidiera hacer la presentación Cruise 2019 de la firma en un cementerio romano en el pueblo de Arles, ciudad que ha sido inspiración y casa para muchos genios como Vincent Van Gogh, Christian Lacroix o Dante Alighieri, de quien encontramos frases cortas en algunas de las prendas de esta colección. La sede fue Alyscamps, un antiguo cementerio romano ahora sitio protegido por la UNESCO, dando continuidad a la saga de sitios emblemáticos para los desfiles cuyas ediciones anteriores fueron presentadas en Nueva York, Londres y Florencia.



ATMÓSFERA

Cirios, veladoras, bancas de espejo y música de iglesia católica enmarcaban el corredor principal del  recinto, generando un ambiente gótico y cargado de misterio. Una línea de fuego trazó con certeza al camino que seguirían los modelos una vez que rebasaban el cúmulo de humo teñido de rojo y que abrazaba la arquitectura del lugar.

 

MÚSICA

Una serie de campanadas, como las que anuncian el llamado a misa, irrumpieron y los cerca de 400 feligreses se alistaron para ser testigos de esta nueva orden. “Vísperas de la Santísima Virgen” de Claudio Monteverdi fue la banda sonora que retumbó en el espacio para rematar la historia que estaba siendo contada, una repleta de matices texturas y referencias históricas y comerciales.  El ensamble creció hacia acordes del los compositores György Ligeti y del polaco Wojciech Kilar, este último especializado en música para cine, ideales para lograr el toque embriagadamente oscuro y vibrante.

 

COLECCIÓN

El repertorio consistió en 116 salidas construidas con precisión y mucho arrojo en el repaso de las múltiples referencias que se conjugaron. Cambios tan llenos de detalles hacen que los ojos no descansen para saciar la curiosidad que despierta y descubrir todo lo posible en el paso fugaz de cada modelo. Encontramos referencias históricas mezcladas al mas puro estilo irreverente de Michele, insinuaciones de locura que coquetean con los recuerdos del rock-pop de los 80s y que se mezclan con  prendas con el logotipo del hotel californiano Chateau Marmont. Encajes victorianos hacen sus apariciones pero se rematan con sandalias cuyas formas remontan a los raves y fiestas llenas de color estridente. Así, uno a uno, cada modelo llevaba consigo el resultado de un estudiado juego de épocas y proporciones que, por supuesto, incluían el diseño del maquillaje y pelo. Lágrimas de metal resbalaban de los ojos de un par de chicas, una media cubría el rostro de uno de los chicos, coronas de pelo enmarcaban las caras de otros… Una delicia el despliegue de creativo en pro de la individualidad.

 

/

FIESTA

Sir Elton John al piano encendió la fiesta tras la presentación, los casi 400 asistentes  corearon “Rocket Man” en uno de los jardines mientras Alessandro Michele también lo hacía desde una esquina del escenario. Un mar de aplausos cerraron esta presentación y dieron paso hacia el salón de al lado para continuar con una noche llena de música y risas.

 

Imágenes cortesía Gucci

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas