Estilo de vida

La flor de la pasión interpretada por Hermès

La nueva colección para la mesa de Hermès, Passifolia, se inspira en la flor de la pasión, Passiflora incarnata, que representa el ímpetu inherente a toda la creación, a la naturaleza... al edén original.
Reading time 3 minutes

La perfección está en los detalles. Es algo que una casa de lujo como Hermès conoce a la perfección y aplica a cada lanzamiento. Un ejemplo lo hallamos en la nueva colección de platos de porcelana para la mesa Passifolia, presentada en la última edición de Maison & Objet en París. Se trata de 30 piezas en total, cada una distinta de la anterior, que reproducen un jardín del edén, primigenio y exuberante, plagado de colores y formas orgánicas que remiten a la naturaleza más lujuriosa. «Un nuevo amanecer de la crea- ción», como definía Sebastian Venable, el protagonista de De repente, el último verano, de Tennessee Williams, su perverso paraíso en el Garden District de Nueva Orleans.

«Me imagino una pequeña chambre de bonne alquilada, donde no tienes nada que sea tuyo, si no es un pequeño tesoro...
Me encanta la idea de ahorrar para comprar una de estas piezas.»

/

Cada hoja, cada pétalo, cada tallo de las flores y plantas que recubren estas delicadas piezas de porcelana —castaño, plátano, hibisco, helecho— han sido esmaltadas por los artesanos de la maison con especial cuidado, en distintos tonos: hasta tres matices de verde-amarillo en un solo tallo, cinco verdes-azules en una hoja, y un juego sutil con los marrones y los bordes dorados, pintados a mano. En total se han empleado hasta 32 colores diferentes, un número excepcional para un juego de mesa. La diseñadora, Nathalie Rolland-Hunckel, se ha inspirado en la cerámica del siglo XIX y en la estética japonesa de artistas como Makoto Azuma y Shunsuke Shiinoki, pero también en la observación directa de un jardín universitario cercano a su casa. Trasladar sus bocetos, elaborados en gouache sobre papel, a la porcelana, fue todo un desafío que requirió de casi dos mil horas de trabajo para el equipo de esmaltadores de la casa.

«Creo que todo lo creado en Hermès Maison tiene un sentido de atemporalidad: es algo que durará en el tiempo, que pasará de generación en generación, de madre a hija. Esto aplica para el carré, pero también para la porcelana. Diseñamos objetos que sobreviven a las tendencias, aspirando a una vida más larga», explica Benoit-Pierre Emery, director artístico de Art-de-la-Table Hermès. Algo en lo que está de acuerdo la propia diseñadora: «La idea de heredar objetos de calidad de generación en generación es muy importante en la cultura francesa, en nuestra forma de ser y en nuestro savoir-faire», confirma Nathalie.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas