Belleza

Al punto

Despiertas el día de un evento especial y lo primero que notas es un barro a mitad de tu cara. Don't worry, conocemos lo mejor de los spot treatments.
Reading time 2 minutes
Fotografía Ricardo Ramos

Todos hemos pasado por la vergüenza de lucir un barrito en todo su esplendor; es normal, a todos nos pasa aunque nos gustaría que no. Y aunque una rutina de cuidado facial, ayudará a controlar y balancear la piel para evitar brotes; hay ocasiones en que el cuerpo simplemente se rebela y decide matar tu ilusión de un "no makeup day". 

Para tratar estos barros que salen inesperadamente (o esperadamente... I see you period) puedes elegir un tratamiento localizado. Se conocen como spot treatments porque van dirigidos precisamente a un punto, su aplicación es solamente en el barrito o brote. Estos productos normalmente contienen un alto nivel de ácido salicílico o peróxido de benzoílo por ejemplo, que se encargan de exfoliar la piel y eliminar las bacterias que provocaron el barrito inicialmente. Debido a la concentración tan elevada que tienen estos tratamientos, es importante elegir el adecuado para tu tipo de piel y seguir los consejos de aplicación. 

¿Cómo lo aplico?

Lo mejor es que lo apliques por la noche ya que los ingredientes activos son muy potentes y podrían sensibilizar tu piel al contacto con el sol. Aunque también existen algunos que se pueden utilizar de día (no tienen que tener color obviamente); usa el que mejor te convenga y resuelva el problema, poniendo atención en las indicaciones del producto. 

Si lo utilizarás en la noche, aplica tu rutina normal. Tónico, suero, crema de noche y de ojos. Después, con un algodón y agua micelar, limpia la pequeña zona del barrito y aplica el tratamiento. De esta forma, no tendrás que aplicar tu rutina con cuidado de no tocar el granito. Haz lo mismo si lo aplicas de día, solo permite que se seque y no olvides aplicar protector solar de inmediato. 

Debes cuidar la cantidad de veces que lo aplicas. Aunque odies cómo se ve, recuerda que el skincare es un trabajo progresivo, no porque apliques mucho producto significa que funcionará mejor; de igual manera, no porque lo apliques todo el tiempo significa que actuará más rápido. En realidad, resulta contraproducente hacer esto ya que puede irritar y resecar severamente tu piel, terminando con un problema peor que el inicial. 

Nuestros favoritos

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas