Hablemos de sueros - L'Officiel
Belleza

Hablemos de sueros

Los has visto y leído en muchos artículos de skincare, pero ¿realmente conoces sus beneficios?
Reading time 3 minutes

Seguramente no es la primera vez que escuchas la palabra serum o suero facial, pero como muchas de nosotras tal vez no sepas bien cuál es su función real, cómo debe de usarse, cuál deberías comprar, y muchas otras preguntas que contestaré a continuación. 

First things first...

El suero es un paso en tu rutina de cuidado facial que se encuentra después de la limpieza y tónico pero antes de la crema hidratante. Los sueros no se pueden reemplazar con la crema de diario porque cada uno actúa hacia diferentes aspectos de la piel. La crema no tiene la misma concentración de ingredientes que el serum, su consistencia es más espesa y en general, su objetivo es brindar hidratación y suavidad al rostro. Por lo tanto, un suero será más efectivo y se absorberá con mayor facilidad gracias a su ligera consistencia. Otra característica es que el suero solo se dirige a una necesidad de la piel; no puede satisfacer muchas necesidades porque si no, no sería tan efectivo. Por ejemplo: existen cremas hidratantes con antioxidantes y efecto tensor que además brindan luminosidad, esto sí es posible; pero un serum debería ofrecer solamente una de esas opciones, ya sea luminosidad, o poder antioxidante o hidratación. 

Si eres como yo (adicta a la belleza), probablemente te has preguntado cuál es la diferencia entre un suero y un aceite facial. Es muy sencillo, aunque antes se marcaban más las diferencias, hoy en día lo único que los distingue es su base principal y su paso en la rutina de belleza. Los sueros tienen como componente base el agua, mientras que los aceites, pues... aceite. Y, en diferencia con los sueros, los aceites faciales se aplican después de la crema hidratante debido a que sus moléculas son más pesadas. La elección depende de tu gusto y necesidad. 

Ya que tenemos un poco más claro lo que es un suero, podemos empezar a pensar cuál deberíamos usar. Lo más recomendable es que utilices un serum para la mayor necesidad de tu rostro, pregúntate cuál es el principal problema con el que lidias, después asegúrate que sea apto para tu tipo de piel para evitar irritaciones por ingredientes que no necesitas. 

Dato importante: los sueros tienden a tener una alta concentración de ingredientes así que no abuses de su uso o apliques más de uno, recuerda que menos es más. 

A continuación, te presentamos las mejores opciones para cada necesidad. 

Hidratación
Poder Antioxidante
Arrugas y líneas de expresión
Firmeza y luminosidad

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas