Belleza

En el camino

por Inés Abouchard Leal
17.05.2018
Proenza Schouler expande sus horizontes y presenta su primer perfume: Arizona.

Fotografía Tyrone Lebon

 

Un perfume es el eslabón que faltaba para materializar la esencia de la relajada sofisticación que caracteriza el trabajo de Jack McCollough y Lazaro Hernandez, creadores de Proenza Schouler, firma neoyorquina surgida en 2002. La idea llegó a través de Judd Crane — exdirector de moda y accesorios de Selfridges y director ejecutivo de la marca desde hace dos años— quien ideó un plan de expasión que incluía mudar la sede de los desfiles de la Semana de la Moda, de Nueva York a París, y unirse con la casa cosmética L’Oreal para la creación de un perfume. La inspiración de la fragancia llegó durante un viaje que los diseñadores realizaron a través de la Ruta 66, también conocida como The Mother Road (la carretera madre), la cual cruza de este a oeste el territorio estadounidense, y atraviesa al estado que bautiza a la fragancia. "Al término de cada entrega, Lazaro y yo tomamos un respiro del bullicio de Manhattan y nuestra cotidianidad en Brooklyn, para salir a buscar los elementos que inspirarían la siguiente colección", cuenta Jack. En medio del idílico paisaje desértico, donde los atardeceres pintan de fucsia y anaranjado los desfiladeros y las crestas de roca roja, y donde la señal de internet es inexistente, se vieron por fin desconectados. "Encontramos una planta cactácea que florecía en blanco. Aunque su aroma era prácticamente nulo, representaba todo aquello que queríamos encapsular en un frasco: una feminidad intrínseca", recuerda Lazaro, "ni muy floral, ni muy afrutada, más bien con matices minerales". Consignada a los maestros perfumistas Carlos Benaim y Loc Dong —quienes en el pasado han creado fragancias de firmas como Paco Rabanne o Bulgari—, Arizona está elaborada con orris o iris germánica, el elemento fijador más codiciado de la perfumería, y viene acompañado de los acordes de flor blanca de cactus, absoluto de jazmín y flor de azahar. Esta combinación que ambos consideran una "imagen olfativa", es el resultado de dos años y medio de trabajo y más de mil pruebas. "Arizona es un estado de ánimo y un lenguaje mudo a través del cual podemos hablar con muchas mujeres a la vez", finaliza la dupla de creativos de la firma, que eligió a la modelo italiana Vittoria Ceretti para dar vida a la campaña. La fragancia estará a la venta a partir de este mes en El Palacio de Hierro.

 

proenzaschouler.com

Compártelo

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas