L'Officiel Art

Latinoamérica en la mira

Una selección de los 10 artistas que están redefiniendo el arte en Latinoamérica.
Reading time 9 minutes

Un trabajo unido por la innovación en donde materiales, temáticas sociales y situaciones cotidianas son abordados desde una perspectiva que demuestra que la creatividad puede ser el motor de toda una región. 

 

 

 

AD MINOLITI
Buenos Aires, Argentina, 1980

 

En su trabajo conviven temas como el feminismo, el sexo, la cultura queer o la historia del arte. "Una maestra pintora, Diana Aisenberg, me enseñó que no hay una forma de ser artista y que lo mejor es inventarse la propia", cuenta. En su caso, "ser artista" tiene que ver con "un trabajo largo y un proceso continuo de formación e identidad, sobre todo de estudios interdisciplinarios". Sus piezas cobran vida en pintura, instalación, escultura y video y este mes, la galería Agustina Ferreyra presenta "Playground 2.0 CDMX" conformada por pinturas que Minoliti realizó con su madre y que exploran los lazos maternos en el discurso pictórico.

/

 

 

MADELINE JIMÉNEZ
Santo Domingo, República Dominicana, 1986

 

"A los ocho años les pedí a mis papás que me inscribieran en unas clases de arte para niños en el Museo de Arte Moderno de Santo Domingo (República Dominicana)", cuenta Jiménez, "creo que todo empezó desde ahí". Nadie le diría que, 19 años después y tras su paso por la Escuela Nacional de Bellas Artes, su trabajo sería seleccionado para la Bienal Nacional de Artes Visuales del mismo museo. En su práctica hay un interés por "pensar las posibles relaciones entre el cuerpo y la abstracción geométrica; por plantear interrogantes sobre la dimensión erótica y sensorial de la geometría". Su obra puede verse este mes en México, en Material Art Fair, en el booth de Galería Alterna.

/

 

 

BRUNO GRUPPALLI
Buenos Aires, Argentina, 1984

 

Estudió Diseño de Imagen y Sonido en Buenos Aires, sin embargo, ser seleccionado para la beca del Centro de Investigaciones Artísticas (CIA) —espacio cultural argentino—, lo metió de lleno en el arte. "Pienso mi trabajo como una posibilidad para explorar mis dudas y aquello que llama mi atención en el día a día", dice. En sus obras conviven objetos cotidianos, con guiños a esculturas modernas, con otros más inesperados que permiten al espectador establecer nuevas narrativas a partir de esas relaciones. Este mes participa en la sección Nuevas Propuestas de la feria Zona Maco, donde se presenta con la galería María Casado HG de Argentina.

/

 

 

ESVIN ALARCÓN LAM
Ciudad de Guatemala, Guatemala, 1988

 

A través de esculturas e instalaciones plantea relaciones entre materiales que encuentra en la calle —punto de partida de sus obras— e historias particulares, mediante las que busca replantear las estructuras sociales de su país. Algunas formas geométricas de su trabajo podrían hacer que más de uno revise la influencia que Carlos Mérida ha tenido en la escena contemporánea de Guatemala. Este mes, su trabajo puede verse en Casa Niemeyer, Brasilia (con "Detrito Federal") y en el Museo de Arte y Diseño Contemporáneo de Costa Rica (con "Ultracontaminados", curada por Daniel Soto y Willy Kautz). En marzo su obra se exhibirá en la galería Osage de Hong Kong.

/

 

 

FEDERICO LANZI
Paraná, Argentina, 1981

 

Es parte de la nueva generación que está revitalizando la pintura. Estudió arte en la Universidad Autónoma de Entre Ríos (Argentina) y ha sido becario de instituciones como la Universidad Torcuato Di Tella y el Centro de Investigaciones Artísticas. En su obra hay una influencia de corrientes estéticas de su país, como el movimiento Madí, de los años 40, o la pintura cinética de artistas como Julio Le Parc. En sus piezas conviven una serie de elementos geométricos con un proceso experimental y abierto al azar. De esa manera explora temas que van del esoterismo tibetano y la música al uso de materiales como el plástico. Es representado por María Casado HG.

/

 

 

DIEGO SAGASTUME
Cuidad de Guatemala, Guatemala, 1991

 

"Camino bastante y esto me permite encontrar muchas de las situaciones que nutren mi trabajo. Veo las ciudades como máquinas generadoras de imágenes donde cada una de sus partes, humanas y no humanas, contribuyen a este proceso", cuenta Sagastume sobre su modo de trabajo, que se desarrolla en video, escultura e instalación. Antes de optar por el arte consideró ser ingeniero en software. Algo de eso vive en su obra: "la informática influye en mi manera de ver y entender el mundo; me intriga el internet como un espacio que oscila entre lo material y lo inmaterial". En marzo participa en la tercera edición del Festival de Acciones Mínimas, en Costa Rica.

/

 

 

LUCAS SIMÕES
São Paulo, Brasil, 1980

 

Su formación como arquitecto en la Universidad Católica de Brasilia y en el Politécnico de Milán ejerce una fuerte influencia en su trabajo como artista, que parte de la experimentación con materiales como papel, concreto, metal o cera. Uno de sus intereses es ver cómo de esta relación material surgen "balances frágiles, de una manera poética". Sus esculturas y la investigación que hace de la materia prima con la que trabaja también le sirven para explorar otro de sus temas recurrentes: "las fallas que el modernismo tuvo en la arquitectura". Este mes, algunas de sus esculturas se presentan en nuestro país, en el espacio que la galería Marso tiene en la feria Material Art Fair.

/

 

 

ANA NAVAS
Quito, Ecuador, 1984

 

El año pasado formó parte de la exposición colectiva "Espejo negro, elefante blanco" de la galería mexicana El Cuarto de Máquinas. Su primer contacto con el arte llegó en la adolescencia, con unas clases de dibujo y pintura: "Creo que me empecé a presentar como artista cuando el arte ocupó la mayor parte de mi tiempo y concentración", cuenta. Temas como el comercio, la piratería y la apropiación de un objeto son recurrentes en su obra. El mes pasado se presentó en el espacio 45cbm de la Kunsthalle Baden-Baden en Alemania, y este año forma parte de la residencia de la Escuela Flora en Bogotá como becaria de la Fundación Mondriaan de los Países Bajos.

/

ANA GARUZ
Ciudad de Panamá, Panamá, 1971

 

"Mi trabajo es el resultado de obsesiones específicas que tienen que ver con el lenguaje de la abstracción, la geometría y el minimalismo, y cómo estos lenguajes se relacionan y derivan de los mundos artificiales y orgánicos", cuenta Garuz al hablar sobre los temas que viven en su obra, la cual, además, intenta dar nuevos significados a materiales cotidianos, como el collage, la cinta azul de pintar, el vinil o el aluminio. Sus pinturas más recientes son una representación de la vida urbana y el boom de la construcción en Panamá. En el segundo semestre del año presentará una exposición con la galería panameña Diablo Rosso.

 

 

RODRIGO SASSI
São Paulo, Brasil, 1981

 

Estudió Bellas Artes en la Fundação Armando Alvares Penteado, y sus primeros proyectos giraron alrededor de la intervención de espacios públicos. "Veo mi trabajo en franca relación con el proceso de creación y transformación que existe en un espacio urbano. Es como si pudiera detenerlo y conseguir un ‘momento’, antes de que estos —la creación y transformación— sean concluidos". Hoy se desarrolla principalmente en la escultura, que realiza con materiales que encuentra en la calle, como la madera o el concreto. En agosto, el CCBB – Centro Cultural Banco do Brasil, le dedicará una muestra individual: "Esquinas que me atravessam".

 

/

Imágenes cortesía de los artistas.

 

 

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas