La habitación para los fans de John y Yoko - L'Officiel
Arte y Cultura

La habitación para los fans de John y Yoko

Montreal resguarda un lugar donde la pareja revolucionó al mundo (literalmente). Conoce más sobre él.
Reading time 3 minutes

En julio pasado, el hotel Fairmont Queen Elizabeth en Montreal (Canadá) reabrió sus puertas tras una remodelación de 140 millones de dólares por la cual permaneció cerrado durante un año.

 

Aquel establecimiento, inaugurado en abril de 1958, fue uno de los que redefinieron la hospitalidad de lujo en la ciudad, lo que lo convirtió en la opción al principio de la lista de hospedaje de funcionarios de gobierno, diplomáticos y celebridades. Entre estos últimos se encuentran John Lennon y Yoko Ono quienes en 1969 se alojaron en la suite 1742.


En aquel entonces la pareja de artistas no intentaba pasar desapercibida, sino hacer historia. En medio de la Guerra de Vietnam, armaron una protesta pacífica dentro del hotel conocida como “La encamada por la paz”. Un movimiento al que Oasis también hizo guiños en la canción "Don't Look Back In Anger", de 1995 (donde se escucha a Noel Gallagher cantar: “Empezaré una revolución desde mi cama”).

Durante ocho días, y encerrados en esa habitación del Fairmont Queen Elizabeth, grabaron la canción “Give Peace A Chance” (hoy convertida en un himno pacifista). Además, dieron declaraciones a la prensa e invitaron al psicólogo Timothy Leary (pionero del uso del LSD en psicoterapia); a los comediantes Tom Smothers y Dick Gregor y al dibujante Al Capp a darle más visibilidad a su encerrona.

 

Como parte de los trabajos de remodelación, la habitación 1742 fue transformada en un lugar que, desde su reapertura en septiembre de este año, es un sitio de peregrinaje para los seguidores de la pareja, aunque solo quienes alquilen la habitación pueden visitarla.

 

El despacho Sid Lee Architecture, responsable de la remodelación, expandió el espacio original e integró dos habitaciones también alquiladas por la pareja durante su visita (la 1738 y la 1740). Además, colocó la célebre cama en su posición original (frente a la ventana) y añadió detalles vintage (como un teléfono o un televisor de los 60) y muebles de diseño contemporáneo que evocan los viajes de la pareja por ciudades como Londres, Nueva York, Tokio o Nueva Delhi.

 

En el interior también se exhiben fotografías, audios y entrevistas que remiten a la protesta y un vinil de “Give Peace A Chance”. Otra de las amenidades de la suite es una experiencia virtual creada por el despacho MASSIVart, que permite a los huéspedes utilizar unos lentes y recrear lo que vivieron John y Yoko durante su estancia en la suite (experimentar, por ejemplo las vistas originales de la habitación a finales de los 60 o una rueda de prensa desde la cama).

 

Hoy, la suite puede ser alquilada para cuatro personas por dos mil dólares la noche. El precio de escribir una historia propia, en un lugar con historia.

 

/

Imágenes cortesía

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas