L'Officiel Art

Iñaki Bonillas en kurimanzutto

El artista mexicano presenta la exposición “Ya no, todavía no”, hasta el 18 de octubre.
Reading time 5 minutes
Adiós fotografía “Bye Bye Photography”, 2018. Cortesía del artista y la galería kurimanzutto

Tras la exposición dedicada al mexicano Óscar Hagerman, la galería kurimanzutto apuesta por repetir el ejercicio de presentar una exposición con un artista nuevo para su espacio. En esta ocasión es Iñaki Bonillas (Ciudad de México, 1981), quien presenta “Ya no, todavía no”, una muestra de fotografías y videos, en los que el artista trabajó durante un año, y que tienen como hilo conductor el cuestionar la vigencia de técnicas y oficios que poco a poco han sido reemplazados por la tecnología.

El título de la muestra se desprende de una idea de la filósofa alemana Hannah Arendt (1906-1975), como lo cuenta Bonillas: “Ella le llama el ‘ya no, todavía no’, a algo que todavía no es de la época que se vive, pero que todavía no acaba de desaparecer. Toma a Franz Kafka para ejemplificar la manera en la que los textos del escritor habían llegado al mundo en un momento donde no estábamos preparados para entender lo que estaba diciendo. Tuvo que pasar un siglo para que el mundo se equilibrara con lo que había escrito. Es ese vacío al que ella se refiere”.

Montadas sobre mamparas, las 25 piezas de la muestra están llenas de referencias a oficios que, en los albores del siglo XXI, resultan anquilosados: copistas, escribanos, fotógrafos de cámara análoga. Sobre el montaje, Bonillas dice: “No quisimos ocupar las paredes de la galería sino presentar el recorrido como si fuera un laberinto en el que se tienen que sortear obstáculos. La idea era traer las prácticas marginales, que suelen estar en la periferia, al centro del espacio y también reflejar la complejidad que representa hacer una exposición”.

 

/

Las ideas de Arendt también le sirvieron a Bonillas para reflexionar sobre su propio oficio: “Vengo del mundo de la fotografía y quizás soy una de las últimas generaciones a las que le tocó aprender los procesos analógicos —cuya muerte ya estaba claramente anunciada—. (La de fotógrafo) era una carrera un poco extraña: se trataba de estudiar algo que pronto sería reemplazado por una nueva tecnología. Me parece que eso también era el ‘ya no, todavía no’: algo que está a punto de desaparecer pero que no ha desaparecido del todo”.

 

Otra de las grandes referencias para la muestra fue el cineasta francés Robert Bresson (1901-1999). A decir de Bonillas: “Fue uno de los primeros que comenzaron a hablar de la expresividad —pero no la de los rostros de los actores—, sino la de las manos; hablaba de la inteligencia de las manos”.

 

No resulta extraño que sea esa parte del cuerpo la  que está representada en varias piezas, una de ellas, Adiós fotografía, muestra las de una actriz ejecutando una serie de ocho movimientos que se tenían que hacer para tomar una fotografía con una cámara análoga: “Es un adiós a la cámara —que no aparece en las imágenes— y también es un adiós a la manera en la que antes se hacían las imágenes”, dice Bonillas.

 

El tema de unas manos bien entrenadas para hacer un oficio en vías de extinción también está presente en el video Fotocopista donde aparecen las de Jonathan, un fotocopista que trabaja en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, y quien durante ocho años ganó la experiencia suficiente para sacar copias a gran velocidad en su copiadora, hasta que logró completar un libro de 430 páginas en cuatro minutos. A Jonathan se le ha dicho que pronto reemplazarán su equipo con uno más nuevo que, sin embargo, anula toda la técnica que ha trabajado por años.

 

El recorrido de la galería mexicana también es una documentación: la de las etapas que Bonillas atravesó para crear El libro de los procesos, una pieza que aparece en un video al final de la exposición. Este libro está hecho “a la antigua”, con tipografías, bordados y un cuidado completamente artesanal. “La idea de hacer un libro dio pie a los trabajos que vemos aquí, y los trabajos que vemos aquí dieron pie al libro, de manera que la exposición es un libro y el libro es una exposición y ambos son un espejo del otro”.

 

*(Como parte del programa de la exposición, kurimanzutto presentará una charla entre el artista y los escritores Hugo Hirirart, Luis Felipe Fabre y Pablo Soler Frost, el sábado 13 de octubre a las 12 pm. Entrada libre).

“Ya no, todavía no”. Hasta el 18 de octubre.
Galería kurimanzutto.

 

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas