Pop culture

Espacio en blanco: entre el género y la narrativa de ser uno mismo

Llevando una carrera dedicada a la danza y el modelaje, para Magdaleno Delgado vivir una vida como una persona no binaria conlleva una libertad donde la elección de sentir, aparentar y crear no tiene límites.
Reading time 4 minutes
En Magdaleno Delgado: top de poliéster con elastano, ALFREDO MARTÍNEZ.

De origen mexicano, los intereses de Magdaleno Delgado se forjaron a través de los ojos del cine nacional donde el baile cobraba un protagonismo esencial; cintas como El lugar sin límites (1977) de Arturo Ripstein le guiaron entre líneas por el camino de la danza clásica y el modelaje, disciplinas que más tarde le ayudaron a comprender un nuevo panorama en la concepción del género. «Tanto la danza como el modelaje, van más allá de movimientos femeninos o masculinos, es en sí la apreciación de la belleza en la expresión corporal. Es interpretar el sentir a través del movimiento» define Delgado. Bajo esta lente de apreciación de la cotidianidad sin etiquetas, logró responder los cuestionamientos que tenía en su infancia: «Sí, mi cuerpo responde al de un hombre cis, pero eso no termina de definir lo que soy o puedo hacer. ¿Por qué no puedo hacer lo opuesto o ninguno?». Esto le llevó a salir de lo normativo, redescubriendo su persona y con ello su estilo de vida. Sin embargo, esta se pone a prueba en diversos aspectos de su vida diaria donde procesos legales, espacios de convivencia y compra de productos resulta, en repetidas ocasiones, un obstáculo, mismo con el que día con día se enfrentan las personas que –al igual que Delgado– viven en el espectro no binario.

1593059430953645 ed41593059430517965 ed1
De izquierda a derecha: blusa de cuello alto de poliéster con elastano, ALFREDO MARTÍNEZ. Blusa de gaza de seda, MAX RUELAS.

La falta de inclusión verdadera en los espacios públicos y privados ha resultado en la estigmatización de esta sección del abanico que constituye a la comunidad queer, pues, dentro de la misma comunidad en México es poco el diálogo que se entabla sobre ello y, por consiguiente, esta rara vez es percibida en su totalidad o cae en galimatías, a diferencia del ser gay o lesbiana, problemática que también afecta a la falta de aceptación de la comunidad trans. El deslindar las dos identidades de la sexualidad es un desafío político pues, como asegura Delgado, «desde la compra de una prenda hasta la apertura de oportunidades están ligadas al privilegio de estos dos géneros y se discrimina si no es parte de ello. Aún hay una falta de inclusión latente en diversos aspectos, desde la representación en campañas publicitarias hasta en equipo de trabajo». Sin embargo, la apertura dentro de su círculo social y el apoyo de su agencia de modelaje, In The Park Management, le han permitido profundizar en el tema y expresar su sentir alejándose de la forma en que «le enseñaron a hacerlo de manera binaria»; parte de este apoyo le ha llevado a acercarse a autoras dedicadas al movimiento feminista como Bell Hooks, cuya crítica hacia el género brotó desde esa trinchera y más tarde fue adoptado por la diversidad sexual.

La cosmovisión de Magdaleno Delgado le ha abierto un espacio a distintas posibilidades de ser como persona, sin necesidad de la participación o validación de terceros. Un regalo, pero no un requisito, para la personalidad. Así, reconocer verdaderamente a lo no binario redirige a la práctica en la apertura, más allá de un evento de un mes en específico.

 

1593059610463230 ed31593059610755514 ed5
De izquierda a derecha: vestido de gaza de seda con aplicaciones de lentejuelas, ALFREDO MARTÍNEZ. Camisa de poliamida, DIEGO ZUÑIGA.

Fotografía HÉCTOR IBARRA. Estilismo MAX RUELAS. Maquillaje ALONZO MENDOZA. Pelo ERICH CLEMENZ. Producción CARLOS CASTELLANOS ERICH CLEMENZ.

Tags

pride

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas