Moda

Dior-isms: La vida de acuerdo a Christian Dior

por Orquídea Alburquerque
20.01.2017
Este año el diseñador cumpliría 112 años por lo que decidimos analizar su trabajo para vivir al puro estilo francés.

Dior-ism 1: En épocas difíciles, crea algo maravilloso e impresiona al mundo.
La Segunda Guerra Mundial, significó una época de austeridad que se vio reflejado en el estilo de vestimenta, es decir, en la fabricación de prendas con menos tela. El 12 de febrero de 1947, Christian Dior presentó su primer desfile, la colección se llamó Corolle , nombre que pronto se olvidó por la descripción de la editora Carmel Snow: The New Look. Así Dior comenzó una revolución en la industria, cambiando la silueta y la forma en la que las mujeres se vestían, poniendo a París como el centro de la moda.

1950.jpg

Dior-ism número 2: Ve más allá de la moda, consume arte y aprecia la arquitectura.
Antes de pensar en moda, Dior quería ser arquitecto, al final se inscribió en el École des Sciences Politiques para estudiar ciencias políticas. Después de graduarse su padre le dio dinero para empezar una pequeña galería de arte donde exhibió obras de Pablo Picasso, Jean Cocteau y Georges Braque, y que por primera vez en París, mostró The Persistance of Memory de Salvador Dalí. Su relación con el mundo del arte continúo a lo largo de toda su carrera, pasión que tomó Raf Simons cuando incorporó el trabajo del artista Sterling Ruby en su primera colección de Alta Costura.

Vogue_TerritorioInformativo.jpg

 

 

 

Dior-ism número 3: Busca la forma de hacer lo que te gusta.
Después de cerrar la galería por cuestiones financieras, Dior empezó a vender sus ilustraciones de moda y en 1935 obtuvo un trabajo como ilustrador en la revista Figaro Illustré. Años después fue contratado por el couturier Robert Piguet como asistente de diseño. Al regresar a París después de haber estado en el ejército durante la Segunda Guerra Mundial, trabajó para Lucien Lelong (quien rescató la Alta Costura parisina de la intromisión de los Nazis) y poco tiempo después abrió su marca con el apoyo del empresario Marcel Boussac.

Dior-ism número 4: Siempre piensa con una mente de negocios.
Christian Dior fue de los primeros diseñadores que comercializaron su nombre para el crecimiento de su marca. Su número de clientes de Alta Costura eran exclusivos, pero eso no impidió hacer negocios con tiendas departamentales en Estados Unidos para vender sus modelos bajo licencia. De ahí se desprendió una línea de medias, abrigos de piel y perfumería que posicionó a la marca de manera internacional además de un crecimiento financiero considerable.

dior.jpg

Dior-ism número 5: Crea rituales de buena suerte.
Muchos de los productos que hoy ofrece Christian Dior, están ligados a la historia y legado de su fundador. Por ejemplo la presencia del color gris en sus colecciones o los nombres de los perfumes (Miss Dior es un homenaje al heroísmo de su hermana Catherine quien fue parte de la resistencia francesa). Monsieur Dior creía en la suerte. Antes de presentar cada colección de Alta Costura pedía que le leyeran el tarot, en cada desfile tenía que haber una modelo llevando un bouquet de lirios.

 

Dior-ism número 6: Pase lo que pase, relájate.
Le encantaba pasar tiempo a solas dos veces al año, para crear nuevos diseños. La mayoría del tiempo lo pasaba en su bañera de mármol verde y le encantaba viajar al norte de Italia para relajarse en un spa.

ysldior.jpg

 

 

Dior-ism número 7: Conviértete en mentor.
La precisión en los diseños y la estética de un joven de 18 años llamó la atención de Christian Dior. El joven, de nombre Yves Saint Laurent, pasó su primer año en la marca realizando tareas básicas como la decoración del atelier. Poco a poco Dior empezó a aceptar los bocetos de Saint Laurent para las colecciones, y en agosto de 1957, se reunió con la madre del diseñador para decirle que lo había elegido como su sucesor. En octubre de ese año Dior sufrió un infarto que le ocasionó la muerte e Yves Saint Laurent tomó la marca con tan solo 21 años, siendo el diseñador más joven de la época. Años después Saint Laurent realizó lo mismo que su mentor, revolucionó la industria y liberó a la mujer, estableciéndose como el mejor couturier del siglo XX.

Compártelo

Tags

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas