Estilo de vida

El árbol de Navidad, el símbolo de la magia

Elegimos el árbol más espectacular de estas Navidades —el de Galerías Lafayette— y revelamos el origen de esta tradición para que 2021 llegue cargado de magia y buena energía.
Reading time 5 minutes
Cortesía de Galerías Lafayette / @ThVoisin.

El árbol de Navidad, como casi todas las costumbres cristianas, tiene un origen pagano. Cuando los primeros cristianos llegaron al territorio norte de Europa encontraron una celebración que se realizaba en honor al nacimiento de Frey, el dios del Sol y la fertilidad. Dicha festividad se llevaba a cabo alrededor de un árbol que simbolizaba el universo (Yggdrasil): la copa era Asgard, morada de los dioses, y las raíces simbolizaban el Helheim, el reino de los muertos. La evangelización cristiana transformó la tradición y más tarde se resignificaría el árbol de Navidad como símbolo para celebrar el nacimiento de Cristo.

En la Antigua Roma se celebraban las saturnales durante el mes de diciembre. En estas festividades se sacrificaban animales en los templos dedicados al dios Saturno, se encendían velas para celebrar la vuelta de la luz y se entregaban regalos, estas dos últimas muy reminiscentes de nuestras costumbres navideñas de la actualidad. En esa época se decoraban las casas con plantas de hoja perenne, quizá con algún significado alegórico o simplemente por ser las únicas plantas que siguen con vida en invierno.

En cualquier caso, en el año 575 se prohibió la decoración de los hogares con ramas de coníferas por considerarlo una práctica pagana. A pesar de ello, la costumbre se mantuvo, como todo en la época medieval, a escondidas.

 

¿Cuándo llega a Francia?

El árbol de Navidad fue introducido en Francia por la princesa Hélène de Macklenburg en 1840 y gozo de un éxito temprano en París. Parece que penetró en Inglaterra a través del marido de la reina Victoria, de ascendencia alemana. La costumbre paso de los palacios a la vida popular en cuestión de años.

Al principio, la decoración del árbol era sencilla, consistiendo sobre todo en decoración comestible como frutas, frutos secos y pasteles. Pronto se empezaron a crear otros adornos como formas de pasta o guirnaldas de papel. Los primeros adornos creados para la venta proceden de Alemania, dónde se inventaron las luces de Navidad para decorar el árbol tras el desarrollo de la iluminación eléctrica. Con la Segunda Guerra Mundial, Inglaterra y Alemania prohibieron la importación de productos alemanes y las decoraciones navideñas empezaron a producirse en masa en fábricas americanas. Sin embargo, a finales de los años 50, las decoraciones alemanas volvieron a comercializarse con una explosión de efusividad.

1607034831145479 feliz navidad
Cortesía de Etsy.

Uno de los árboles más famosos del mundo  —y no solo por su magna dimensión— es el de Galerías Lafayette. Desde 1895, año tras año, marca el inicio de Navidad para muchos franceses que ven reflejado el espíritu de esta época en sus frondosas ramas decoradas con especial creatividad. El de 2012 fue particularmente especial: medía 21 metros de alto y estaba adornado con 120 piezas de cristal tallado. Fue una creación única diseñada para celebrar los 100 primeros años de la famosa cúpula de cristal de las Galerías Lafayette. El árbol iba colocado sobre una base de nueve metros de diámetro vestida con más de 5 mil estrellas Swarovski.

Este año, especialmente complicado, el árbol de Lafayette supone un soplo de esperanza y felicidad al recuperar la magia de la Navidad. El tema en esta ocasión es A Christmas Voyage: relata el viaje de una intrépida exploradora llamada Celeste a bordo del mismo avión que usó el aviador francés Jules Védrines cuando aterrizó en la azotea de las Galerías Lafayette hace más de 100 años.

1607034722600289 jules v drine galeries lafayette 1919
El avión de Jules Védrines aterrizando en el tejado de Galerías Lafayette en 1919 / Cortesía Galeries Lafayette Archives.

Por eso el árbol está adornado con objetos de alrededor del mundo. «Celeste vuela alrededor del globo terráqueo y de las estrellas, haciendo descubrimientos memorables y conociendo a algunos personajes maravillosos. Viaja desde los desiertos a selvas cubiertas de nieve y a un pueblo de cuento de hadas lleno de osos polares, llenando su tronco mágico con miles de regalos de lugares encantadores y lejanos. Su increíble viaje termina de vuelta en París, al pie del árbol de Navidad gigante de Galeries Lafayette», afirman sus creadores.

Miles de regalos cuelgan de sus ramas nevadas, reflejando las tierras lejanas visitadas en los viajes, junto con pompones de colores y adornos bordados. Y bailando decorativamente alrededor del árbol hay linternas brillantes y el avión de Jules Védrines. Además, las luces de la cúpula se apagan cada 30 minutos para dar lugar a un impactante espectáculo de sonido y luz.

1607006518062587 201116 gl thvoisin 0360
Cortesía de Galerías Lafayette / @ThVoisin.

Forma parte de la magia aquí

Tags

navidad
galerias-lafayette

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas