Belleza

¿Y el tónico facial?

Hay pasos en una rutina de belleza que no deberían desaparecer.
Reading time 2 minutes

Seguramente has escuchado el término, tal vez hasta hayas probado alguno; pero la realidad es que el tónico facial es un producto severamente underrated. Sus beneficios son mucho mayores a lo que piensas y probablemente al terminar esta nota, considerarás agregarlo a tu rutina.

Empezemos por lo básico: ¿qué es un tónico? 
Aunque existen de muchos tipos, mayormente, los tónicos están basados en agua y tienen componentes (generalmente extractos de plantas o aceites) que ayudan a terminar de limpiar la piel, eliminando cualquier resto que pudo haber quedado del limpiador. También, ayudan a equilibrar el PH del rostro para que la piel no trabaje en exceso para equilibrarse sola, generando más sebo; de igual manera, dan una sensación de frescura, refinan los poros y preparan la tez para los siguientes pasos. Suena bien, ¿no?

Se pueden encontrar distintos tipos de tónicos: hay calmantes, astringentes, antioxidantes, hidratantes, clarificantes y a veces son todo en uno. Lo importante es encontrar el que vaya con tu tipo de piel y necesidades; porque sí, todo tipo de piel puede usar un tónico y obtener grandes beneficios de él.

La manera más común de aplicar un tónico es con un algodón; se remoja con el producto y después de aplica en toda la cara. Otra forma es en spray, simplemente se rocía en el rostro y esperas a que seque. Es importante saber que el tónico se utiliza inmediatamente después del limpiador y antes del suero o crema hidratante. 

Nuestra recomendación sería buscar un tónico con aloe vera, manzanilla o agua de rosas que tienen propiedades hidratantes y calmantes hasta para la piel más sensible. Lo único que debes evitar es el alcohol dentro de sus ingredientes ya que la piel se resecará en exceso y a la vez, producirá más sebo (piel grasa, les hablo a ustedes).

FAVS

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas