Belleza

¿Alguien dijo estrías?

Todo lo que querías saber de estas pequeñas pero molestas marcas en el cuerpo.
Reading time 4 minutes

Todas y todos conocemos lo que son las estrías. Ya sea que las hayamos visto en otros cuerpos o en el nuestro; pero las conocemos. Esas pequeñas (o grandes) marcas en la piel que se asemejan a un razguño en tono blanco y normalmente aparecen en: la cadera, glúteos, abdomen, busto o brazos —aunque pueden aparecer en otras zonas del cuerpo—y lamentablemente se han convertido en un signo de "repulsión" para la mayoría de las mujeres e incluso hombres. 

Muy bien, lo primero que hay que entender es que las estrías son normales. Cualquier ser humano puede formarlas y no son un signo de mal cuidado personal. La mayoría de la gente las relaciona con el sobrepeso u obesidad, y aunque éstas podrían ser una causa, no son la única causa. 

Empecemos por el principio...

¿Cómo se forman?

Imagina que la piel es como una liga. Si estiras demasiado una liga, se rompe. Lo mismo sucede con la piel; si se lleva a su máximo de elasticidad en poco tiempo, ésta se desgarra (por eso la forma). Este proceso sucede en la capa media de la piel (la dermis) y se puede decir que se divide en dos: las estrías rojas y las estrías blancas. 

La diferencia entre ambas es el tiempo. En un principio, cuando la dermis está empezando a desgarrarse, las estrías se ven rojas por el quiebre de los vasos sanguíneos. Por otro lado, las estrías blancas son las que tienen más tiempo en el cuerpo. 

¿Por qué se forman?

  • Por subir o bajar de peso drásticamente en un período corto de tiempo.
  • Durante la pubertad y adolescencia, cuando el cuerpo toma forma de adulto.
  • Al hacer ejercicio con peso exagerado.
  • Por herencia. Sí, la formación de estrías también puede ser hereditaria.
  • El uso excesivo de cortisona, ya que en un uso prolongado disminuye la producción de colágeno.
  • Durante el embarazo. Ya que la piel se estira conforme el bebé crece. 

¿Cómo tratarlas?

Lo más importante que debes saber es que hoy en día no existe un tratamiento comprobado que elimine al 100% las estrías. 

El mejor momento para disminuir su visibilidad y hasta cierto punto revertirlas, es cuando están rojas. Ya que la piel no ha terminado de quebrarse y puede regenerar las células dañadas con ayuda de un tratamiento láser o cremas que promuevan la producción de colágeno. Aunque los resultados no siempre serán los mismos y probablemente reduzcan su tamaño pero no se eliminen. 

Fuera de eso, las estrías blancas probablemente se queden contigo siempre. Con el tiempo se van a disminuir y en el paso de los años lo más seguro es que ni las notes; pero ahí seguirán.

Al entender todo esto, me pregunto: ¿por qué existe un estigma en contra de algo tan natural? 

Todos los seres humanos estamos cubiertos de piel; todos crecemos durante la pubertad y subimos y bajamos de peso al ser un proceso normal durante las diferentes etapas de la vida. Así que lo más seguro es que todos tengamos por lo menos una estría pequeñita en algún lugar. Y eso no debe ser motivo de vergüenza. 

Gastamos mucho tiempo (y dinero) en preocuparnos por esconder un proceso natural de la piel. Lo que me gustaría con este artículo es cambiar la opinión de las estrías; de algo desagradable a algo común. Celebremos lo que nos hace humanos, con "imperfecciones" y todo. Y dejemos de ser tan críticos con detalles superficiales que modifican nuestra autopercepción y decisiones. 

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas