EWE Studio - L'Officiel
Arte y Cultura

EWE Studio

Ewe Studio, una nueva firma mexicana dedicada al diseño coleccionable, debuta en Zona Maco. Entrevistamos a sus fundadores.
Reading time 3 minutes

“Ewe nace de una inquietud de hacer otra exploración del diseño, una que fuera más allá de mi otra empresa”, cuenta Héctor Esrawe al hablar sobre el nuevo proyecto en el que participa. “Es una marca que busca enaltecer la expresión y la destreza artesanal, que busca hacer series o ediciones limitadas para un público que está interesado en productos únicos que transmitan el valor de la artesanía y de los artesanos”.

Con esta idea en mente, el destacado diseñador industrial mexicano sumó a uno de sus primeros interlocutores de este nuevo proyecto: Manuel Bañó, diseñador industrial que era colaborador de Esrawe en el despacho que lleva su nombre. A la dupla se unió la estoniana Age Salajõe, directora creativa y curadora afincada en México desde 2016 “Hablábamos sobre la marca y ella nos daba consejos bastante precisos y enfocados sobre lo que haría con ella. Su visión aportaba algo tan distinto que pensamos que sería buena idea integrarla como curadora”, cuenta Héctor.

La primera colección, presentada a finales del año pasado, llevaba el nombre de SRO (iniciales de Objetos Rituales Sagrados en inglés). Se trataba de una exploración de los objetos sagrados mexicanos y los altares tradicionales, cuyo lenguaje fue reinterpretado por el despacho en piezas de diseño industrial.

 

Durante Zona Maco, la firma presentará su segunda colección: Alquimia conformada por una mesa, una silla y una lámpara realizada en colaboración con Nouvel Studio.

Detrás de cada pieza está el trabajo artesanal. Como explica Bañó: “Trabajamos con maestros artesanos, gente especializada en un material y una técnica: canteros, fundidores de metal, vidrio. Pequeños talleres orientados al oficio, no en la escala”.

Las piezas, dirigidas a un mercado de coleccionistas, están disponibles a través de galerías de arte y diseño —en esta primera etapa trabajan con galerie half de Los Ángeles, el sitio 1stdibs.com, y actualmente están en pláticas con galerías de Europa—. Mientras que el rango de precios va de los dos mil a los 40 mil dólares.

“Más que desde el terreno de diseño industrial nos estamos acercando desde el terreno de artes aplicadas, no es un proyecto de velocidad ni de volumen, es un proyecto para un público que aprecia el lado de la unicidad, el valor de las piezas hechas con tiempo, el valor de la destreza”, cuenta Héctor. Por su parte, Salajõe complementa: “Cada una puede tomar un mes, o hasta cuatro meses solo en su producción”.


En el largo plazo, EWE tiene claro su objetivo, como lo cuenta Héctor: “Buscamos que los talleres no diluyan la destreza artesanal por la presión económica. Hoy trabajamos con tres o cuatro, y tenemos metas ambiciosas, si esto lo podemos llevar a 30 talleres más nos encantará. Esta iniciativa promueve el que el mismo artesano haga un proyecto que lo haga sentir orgulloso y que le dé dignidad a su trabajo. No tenemos colgada la capa de héroes: nuestra relación con los talleres es horizontal y nuestro trabajo es a partir de la admiración y el respeto, y de encontrar la forma de mantener la dignidad por el trabajo del maestro que ejecute el oficio. De eso se nutre”.


ewe-studio.com

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas