7 consejos de Peggy Guggenheim para coleccionar arte - L'Officiel
Arte y Cultura

7 consejos de Peggy Guggenheim para coleccionar arte

En el marco de ferias de arte como Zona Maco o Material Art Fair, revisamos la vida de Peggy Guggenheim para encontrar 7 consejos que le daría a un coleccionista de arte en la actualidad.
Reading time 7 minutes

En el libro Confesiones de una adicta al arte, publicado en 1960, la coleccionista y mecenas Marguerite “Peggy” Guggenheim recoge algunas de sus memorias. Peggy —sobrina de Solomon R. Guggenheim, fundador del famoso museo neoyorquino— fue un personaje clave no solo en el desarrollo del movimiento del Expresionismo Abstracto sino también en el mundo del arte de la primera mitad del siglo XX. Su colección, una de las más completas de arte moderno, actualmente se exhibe en el Museo Guggenheim de Venecia, ubicado en el palacio que habitó hasta su muerte, en 1979. En medio de una semana en que plataformas como Zona Maco o Material Art Fair forman parte de la agenda de cualquier amante del arte, revisamos su vida para descifrar los consejos que le daría hoy a los coleccionistas

1. Ante todo, colecciona por amor al arte. No lo veas como una inversión. En sus memorias, Peggy Guggenheim narra cómo regresó a Nueva York en 1959 —lugar que no había pisado durante 10 años— y se encontró “atónita”  y decepcionada frente a un mercado completamente distinto al que ella conoció. De esta experiencia, escribe con desdén: “Todo el movimiento artístico se ha convertido en un enorme negocio. Son solo algunas pocas personas las que realmente se interesan por las pinturas. El resto las compra por esnobismo (...). La gente solo compra lo más caro, sin tener fe en algo más. Algunos compran por mera inversión y colocan las pinturas en bodegas sin siquiera verlas; telefonean a las galerías todos los días para ver la más reciente cotización de las piezas, como si esperaran vender una acción en el mejor momento”.

 

2. Rodéate de gente que sepa de arte más que tú y aprende lo que puedas de ellas. Si bien Peggy Guggenheim no estudió arte en alguna universidad, supo hacer de su propia vida la mejor escuela para aprender arte. Una de las personas que más le enseñó sobre esto fue su amigo, el artista Marcel Duchamp. Tal como lo cuenta en sus memorias: “No sé qué habría hecho sin él. Me educó completamente. No podía distinguir una pieza de arte moderno de otra, pero él me enseñó la diferencia entre Surrealismo, Cubismo y Arte Abstracto. Planeó exposiciones para mí y me dio sus mejores consejos”.

 

3. No compres por impulso, piensa bien la colección que quisieras tener. Asesórate y haz una lista. Durante su vida, Guggenheim tuvo un gran interés en crear un museo. En los años 40 parecía que sus sueños se cristalizarían en Londres. Acudió a su amigo, el crítico de arte Herbert Read, para hacer una lista de las obras que debería incluir en su colección. Los nombres fueron revisados por los artistas Marcel Duchamp y Nellie van Doesburg. Aquella lista incluía a creadores como Salvador Dalí, Georges Braque, Picasso, Piet Mondrian y Fernand Léger. Sin embargo, el inicio de la Segunda Guerra Mundial frustró los planes del museo, aunque no sus ganas de coleccionar pues durante esos años se propuso “comprar una obra de arte al día”, con lo que consiguió parte importante de su colección. Piezas a las que ella misma se referiría más tarde como sus "bebés de la guerra”.

 

 

4. Apasiónate por el arte. Involúcrate en él tanto como puedas. La vida de Peggy Guggenheim también está ligada a la de muchos creadores. Estuvo casada durante cinco años con el pintor surrealista Max Ernst (a quien ayudó a escapar de la Europa nazi). Además, las anécdotas recogidas en el documental de 2015 Peggy Guggenheim: Art Addict, describen cómo llevó su pasión por el arte a otros niveles. Desde pasar cuatro días encerrada con el escritor y ganador del Premio Nóbel, Samuel Beckett, hasta pasar una noche en la cama con el escultor Constantin Brancusi para conseguir una rebaja en el precio de la escultura Bird in Space.

5. Es probable que cometas errores como coleccionista, mira el lado positivo. Una de las confiesiones de Guggenheim narra su “peor error”: regalar 18 cuadros de Jackson Pollock. Esto, por supuesto, fue hecho en una época en la que los precios del artista abstracto no rondaban los millones de dólares. “Siempre me conformo con pensar lo afortunada que fui por haber podido formar mi colección en una época en la que los precios aún eran normales, antes de que todo el mundo de la pintura se hubiera convertido en un mercado de inversión”.

 

 

6. Encuentra la manera de apoyar a los artistas que te interesen. Durante su vida, el mecenazgo más famoso que realizó fue el que concedió al artista Jackson Pollock, a quien conoció en 1943 cuando era carpintero de su tío Solomon Guggenheim. Al ver su talento como pintor —él ya había estudiado con Thomas Hart Benton—, decidió hacer un contrato con él —que duró hasta 1947— y organizó, además, su primera exposición en la galería Art of This Century. El apoyo que brindó a Pollock representó uno de los orgullos más grandes de su vida: “Cuando conocí a Pollock estaba muy influenciado por el surrealismo y por Picasso. Pero pronto superó esta influencia y se convirtió, extrañamente, en el mejor pintor que ha existido desde Picasso”, escribe.

 

7. Si ya has formado una colección, intenta exhibirla y compartirla con el público. Durante la época en que vivió en Venecia, Peggy Guggenheim le abrió las puertas de su palacio a la gente que deseaba conocer su colección, aún cuando su residencia no era un museo. Las visitas eran guiadas por sus dos sirvientas, a quienes instruyó sobre su acervo, y se realizaban tres días a la semana (lunes, miércoles y viernes). “Usualmente me escondo en esas ocasiones. Después les pregunto a ellas lo que vieron. Una vez me dijeron con horror cómo alguien confundió una pieza de Picasso con un Braque, ‘¿por qué no lo corrigieron?’, les pregunté. ‘Era el profesor de un grupo de estudiantes’, contestaron ellas”. Además sus memorias concluyen con una frase que resume el interés que mantuvo como coleccionista durante toda su vida: “Que se nos permita preservar y presentar a las masas todos los grandes tesoros que tenemos”.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas