El sur de Francia con Jessie Bonne - L'Officiel
Joie de Vivre

El sur de Francia con Jessie Bonne

La diseñadora detrás de la marca KULT nos comparte el viaje que inspiró su más reciente colección.
Reading time 7 minutes

Desde la estación de tren de Lyon en París, estaba emocionada por reunirme con mis amigos para empezar un viaje en coche por el sur de Francia. La idea era completar un maratón arquitectónico de Lyon a Marsella, pasando por Roquebrune Cap Martin, durante siete días. Queríamos visitar el convento de la Tourette de Le Corbusier y poco a poco fuimos añadiendo obras de otros arquitectos como Robert Mallet Stevens, Eileen Gray y Josep Lluís Sert. En ese momento no sabía que este viaje iba a ser el punto de partida para crear mi más reciente colección: “Élémentaires / Complémentaires”.

 

DÍA 1 - LYON 

Una de las ciudades más importantes de Francia, que probablemente no hubiera visitado si no fuera porque es la base perfecta para visitar el Couvent de la Tourette. Me sorprendió por su hermoso centro histórico, el encanto de los bordes del río Ródano y sus deliciosos “Bouchons”: restaurantes típicos con cocina regional. Los bouchons son a Lyon lo que los cafés a París y nuestra cena en el Bouchon des filles nos encantó.

 

DÍA 2 - COUVENT DE LA TOURETTE 

El viaje en coche empezó con la visita del convento, que nos llevó a visitar los alrededores de Lyon. Rodeado de bosques, el convento se revela simple y majestuoso. Cada rincón inspira solemnidad y transporta a un plano espiritual. La iglesia, con sus cañones de luz y sus colores vibrantes, que contrastan con el concreto es irreal.

 

DÍA 2 - AVIGNON 

Pasear por la ciudad amurallada es maravillarse en cada rincón. Antiguamente sede de los Papas, Avignon conservó su majestuosidad. Esta pequeña parada antes de dirigirnos hacia el sudeste tenía un intenso sabor a verano con una comida en una terraza sobre una pequeña plaza con muchas risas y rosé, además del indispensable helado artesanal comprado en una ventanilla en frente del palacio de los papas.

 

/

DÍA 3 - SAINT PAUL DE VENCE 

La Fundación Maeght fue la que nos atrajo a Saint-Paul-de-Vence. Desde el jardín uno se queda maravillado con las esculturas de Calder o Giacometti. Además de presentar una importante colección de arte del siglo XX con obras de Joan Miró, Alexander Calder, Fernand Léger, Georges Braque, Alberto Giacometti, Marc Chagall o Eduardo Chillida (los Maeght tenían una de las galerías de arte más importantes de arte moderno y eran íntimos de casi todas las figuras importantes), la fundación en sí es una obra arquitectónica. Fue realizada por Josep Lluís Sert, arquitecto catalán quien también creó el atelier de Miró en Barcelona y trabajó unos años con Le Corbusier. La fundación es un espacio único y atemporal que dialoga con las obras de arte que alberga. Su ubicación al lado de Saint-Paul-de-Vence no es azar. Este pequeño pueblo medieval favorito de Marc Chagall es uno de los más bellos del sur de Francia. Pasear por sus callejones es una experiencia imperdible. Las fachadas de las casas son más lindas una que la otra.

 

/

DÍA 4 - ROQUEBRUNE CAP MARTIN 

Con tal de visitar la última obra de Le Corbusier, nos dirigimos hacia Mónaco, un cambio de paisaje y una ruta sinuosa. Una parada en el pequeño pueblo rústico de La Turbie, me transportó a Italia con sus callejones, plazas, ruinas romanas y bistros con deliciosas pastas caseras o burata. Desde este pueblito situado en las montañas, hay una vista increíble sobre Mónaco y la costa. Al bajar descubrimos Roquebrune Cap Martin, pequeña estación balnearia donde tanto Eileen Gray como Le Corbusier decidieron desarrollar proyectos.

Nuestra visita empezó con la Villa E1047 de Eileen Gray quien la construyó para su amante Jean Badovici. Es la primera obra arquitectónica de esta fascinante mujer reconocida por sus diseños de muebles. La casa fue restaurada recientemente y abierta al público. El viaje vale la pena. Es espectacular. Simple, funcional, con vista al mar y un fuerte aire de libertad. Creada como nido de amor, desencadenó pasiones. Le Corbusier se puso tan celoso de la obra de Eileen Gray que le hizo vandalismo con murales. También creó varias obras arriba de esta casa tan controvertida, entre ellos su Petit Cabanon su último hogar pensado como lugar de retiro. Ascético, minimalista y al mismo tiempo muy cálido, el Cabanon sorprende y nos invita a pensar nuestra concepción del espacio y nuestras necesidades el mismo. Llenos de reflexiones y anécdotas (los guías de Cap Moderne, la asociación a cargo de las visitas del Cabañon y de la villa E1047 tienen muchas), terminamos el día en una pequeña playa de rocas, comiendo pescado fresco con rosé y más rosé.

 

 

DÍA 5 - TOULON 

Declarada ciudad del diseño en Francia, alberga un festival de diseño presidido por India Mahdavi. Descubrimos en esta ciudad portuaria una serie de edificios y obras modernistas que se están restaurando. Pero sobre todo, Toulon es una base para visitar la Villa de Noailles, obra de Robert Mallet Stevens y uno de los primeros ejemplos de estilo racionalista en Francia.Visitar esta villa es sentir por un momento la energía de una época clave para el arte y la arquitectura. Imaginar la dinámica entre mecenas y artistas, las tardes de verano para rehacer el mundo y escribir vanguardia. Un proyecto que empezó como una casa de vacaciones y se fue agrandando para recibir a sus amigos artistas e intelectuales. En su mejor época se podía ver a Man Ray, Buñuel, Picasso y Giacometti en su jardín cubista o disfrutando de la alberca.

 

/

DÍA 6 & 7 - MARSELLA 

Nuestro intenso viaje se acabó en Marsellas hogar de La Cité Radieuse de Le Corbusier. Obra monumental tanto por la forma como por el fondo. Esta vivienda colectiva de postguerra materializa las ideas de Le Corbusier para redefinir nuestro vivir en lo cotidiano, cuidando siempre la dimensión individual y colectiva. La planeación de los pisos, las formas geométricas, el jardín infantil o los juegos de niños y el solárium es cautivante. Nos recuerda el carácter vanguardista de la obra de Le Corbusier así como el impacto que tiene la arquitectura sobre nuestra vida. Si pasan por allí, no se la pueden perder. 
 

 

/

Terminamos cansados pero maravillados por este road trip en el que logramos combinar cultura y disfrute, o mejor dicho art de vivre de provence y visitas de obras mayores, siguiendo el paso de grandes figuras del arte y de la arquitectura moderna.

 

kultjewelry.com 

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas