Paseo Catalán - L'Officiel
Women

Paseo Catalán

Sigamos a Lea Rostain en su visita a la ciudad de Gaudí.
Reading time 5 minutes

Fotografía Erick Faulkner
Estilismo Alexandre Faulkner
Pelo y maquillaje Ana Sánchez-Peña


 

No son pocos los creativos que han encontrado en Barcelona la inspiración para sus obras. Por eso, cuando les propusimos a la modelo Lea Rostain hacer una sesión de fotos en su ciudad favorita, su respuesta nos llevó a esta capital.

 

 

 

 

 

Lea posa en las calles barceloneses, sin preocuparse de los transeúntes que se detienen a verla. Sonríe a todo el mundo. El termómetro marca 32 grados centígrados, que el equipo de fotografía resiente, pero ella no. "Mi padre me llevaba a sus locaciones de fotos. Crecí en este medio, así que estoy acostumbrada", dice. Su padre es Pascal Rostain, un famoso paparazzo de la revista francesa de entretenimiento Paris Match. Son muy unidos. "Es mi mejor amigo", cuenta. Si ella es modelo, es parte por los contactos de él: "Me presentó a todo el mundo, y conocí a mi agente gracias a él". 

Su primera opción es Casa Milà, una de las casas modernistas del arquitecto catalán Antoni Gaudí, ubicada en el paseo de Gracia. "Es un lugar común, pero adoro Barcelona sobre todo por su arquitectura delirante. Gaudí era un genio, sus construcciones, llenas de líneas curvas, muestran lo distinta que es esta ciudad en comparación con cualquier otra de Europa. Me gusta mucho", dice meintras camina y se detiene en cada piso, en cada habitación. A pesar de conocer de memoria este lugar, es como si lo redescubriera a cada paso. "Me pasa siempre que vengo". En la terraza decide quitarse los zapatos y posar para tener una vista completa de Barcelona. "Es hermoso, ¿verdad?".

"Adoro Barcelona sobre todo por su arquitectura delirante..."

Y cuando vemos Barcelona, comprendemos mejor por qué escogió esta ciudad, que se parece tanto a ella. "Vengo muy seguido, tengo muchos amigos que viven aquí. Te sientes desconectada de inmediato, la gente es más simpática, más divertida... quizá sea porque la comida es deliciosa", rie. 

Y sobre buenos lugares para comer, no titubea. Nos dirigimos al restaurante La Venta, en la parte alta de Barcelona: un pequeño local de tradición, con una decoración rústica y comida típica catalana. Lea ordena para todos. Pide casi todo lo que está disponible en la carte. "Confíen en mí, vengo a este lugar cada vez que estoy aquí ". Es agradable. Mientras come, cuenta que entre el modelaje y la equitación (es una jinete profesional desde hace años), es necesario hacer pequeñas pausas. "Este es el lugar perfecto para eso, todo es bueno, estás en un pequeño patio con plantas por todos lados, como en un retiro. Siempre es tranquilo. Puedes desconectarte del mundo, al menos en la comida".

 

B A R C E L O N A

Pero Barcelona es también una ciudad para la fiesta. El Razzmatazz, el rooftop del hotel W, la Terrazza... "La gente aqui tiene una cultura de la fiesta muy marcada. Nadie juzga como lo hacen en otras capitales. Vas a la playa y puedes irte directamente al antro en traje de baño, con sal en el pelo, y a nadie le importa. Esas son, para mí, las buenas fiestas". Nuestro maratónico día termina en una reunión privada a la orilla del mar, en el techo de un edificio que está frente al hotel W. Apenas llegamos, empieza a bailar descalza en la pista con los ojos cerrados. La ciudad hace efecto en ella.

RECOMENDACIONES

 

CASA MILÀ
Provença, 261-265.

 

CASA BATLLÓ
Passeig de Gràcia, 43.

 

LA VENTA
Plaça del Dr. Andreu, s/n.

 

QUIMET I QUIMET
Carrer del Poeta Cabanyes, 25.

 

MERCADO LA BOQUERÍA
La Rambla, 91.

 

ESPIT CHUPITOS
Passeig de Colom, 8.

 

EL RAZZMATAZZ
Carrer dels Almogàvers, 122.

 

BAR ECLIPSE
Terraza Hotel W 
Plaça de la Rosa dels Vents, 1.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas