Women

Natalia Hernández la mexicana que llegó a la Royal Academy of Arts de Amberes

Bélgica fue el hogar de algunos de los diseñadores más grandes de la historia, hoy la mexicana prueba suerte en la misma ciudad que los vió crecer artísticamente.
Reading time 3 minutes
Imágenes cortesía de la diseñadora.

Originaria de la Ciudad de México, Natalia Hernández creció en un ambiente creativo. Su relación con el arte comenzó desde muy pequeña, su papá pintaba cuadros en su taller, y su mamá tenía una gran pasión por el interiorismo. Así que, Hernández heredo la vena creativa de sus padres. El mundo de la moda llegó a su vida de manera inesperada y aunque no fue fácil convencer a sus papás, Hernández perseveró y estudió dos años en la Ciudad de México. La inquietud por querer aprender de manera más autodidacta la llevó a querer salir de México y fue así como hizo todo lo posible por irse a Amberes, Bélgica para estudiar en la Royal Academy of Antwerp. «Cuando leí por primera vez sobre el departamento de moda de Antwerp, fue leyendo sobre Margiela, uno de mis diseñadores favoritos que se graduó de ahí junto con los Antwerp 6 hace ya algunos años», explica la mexicana. 

1596815377907505 frcollection arrastrado
Imágenes cortesía de la diseñadora.

El proceso creativo de la diseñadora comienza con un hoja en blanco en la que anota todos los conceptos que le van llamando la atención. «Antwerp es una escuela de arte, así que para ellos que el proceso esté lleno de dibujos y collages con algún tipo de expresión artística es fundamental», comentó Hernández. La forma de enseñanza de los maestros de la Royal Academy of Arts funciona más con un guía, dejando que los alumnos encuentren su propia voz a través del diseño.

1596815386498102 frcollection arrastrado 2
Imágenes cortesía de la diseñadora.

«Algo que siempre me gusta incorporar en mis diseños son referencias latinas o mexicanas. Me gusta mucho hablar de temas que sean considerados como tacky, feos o de mal gusto y trasladarlos en un lenguaje que sea más bonito y estético. Empezó un poco por el querer llevarle cosas nuevas a mis maestras de allá, incomodarlas y enseñarles tanto referencias como elementos que ellos no conocían», explica la diseñadora. La diseñadora tiene un ojo muy específico para los detalles y poco a poco ha ido perfeccionando su técnica en el patronaje y la costura. Hernández continúa experimentando en su taller en Bélgica y estamos seguros que tendrá un futuro lleno de grandes oportunidades en la industria de la moda. 

Tags

natalia-hernández
diseñadora

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas