Women

Linda McCartney: vida salvaje

Activista, música, musa, fotógrafa... Linda McCartney era mucho más que la esposa del cofundador de Los Beatles. La reedición del álbum Wide Prairie nos brinda la ocasión de celebrar la trayectoria de esta mujer fascinante.
Reading time 4 minutes
Fotografía por: Linda McCartney

Detrás de su lente, Linda Eastman se construyó una sólida reputación como fotógrafa en los años 60. En su primer trabajo como asistente de foto para una revista, la ex-estudiante de arte observaba atentamente el trabajo de su novio de aquella época, el fotógrafo David Dalton. Pronto, el alumno superó al maestro y la americana inició con sus primeras comisiones, que con el tiempo la llevaron a dirigir a las estrellas de rock más difíciles de manejar de la época, símbolo de una inteligencia única. Después de un breve matrimonio seguido de un divorcio veloz, Linda se queda como madre soltera a criar a su hija Heather.

Cuando su carrera profesional despega, se especializa en retratos de músicos - Bob Dylan, Jimi Hendrix, Aretha Franklin, Janis Joplin, The Who y hasta The Doors posaron delante de su lente.

Fotografía por: Linda McCartney

En mayo de 1967, de trabajo en Londres, conoce a Paul McCartney en un concierto de Georgie Fame en un bar de Soho. Se vuelven a ver unos días más tarde en casa de Brian Epstein, manager de los Beatles, durante la fiesta de lanzamiento del album Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band. El flechazo se confirma. Se casan en 1969 y tres hijos nacerán de esa pasión eterna, entre los cuales destaca la futura diseñadora Stella McCartney.

Fotografía por: Linda McCartney
Fotografía por: Linda McCartney

En su granja escocesa, lejos de todo, la pareja vive cerca de la naturaleza en completa libertad - entorno idílico para reponerse de la separación de los Beatles. Linda y Paul comienzan a componer juntos, con una ternura que ilumina su música. Ella canta en el primer álbum como solista de Paul, para el cual el ex-Beatles compuso varias canciones en honor a su alma gemela, The Lovely Linda y Maybe I’m Amazed.

Fotografía por: Linda McCartney

No es la primera vez que Linda inspire a un músico. Desde los 4 años, ella es objeto de una canción que lleva su nombre, compuesta por el cantautor americano Jack Lawrence. Éste era cliente del padre de Linda, abogado especialista de la industria artística quien también representaba a los artistas Mark Rothko y Willem de Kooning.

La complicidad fusional entre Paul y Linda da paso a proyectos más ambiciosos: en 1971 lanzan el álbum Ram, escrito a 4 manos, y después forman Wings. Este grupo será una aventura increíble para la pareja: giras por todo el mundo, álbumes y éxitos como Live and Let Die, creada para la banda sonora de la película epónima de James Bond en 1973.

Fotografía por: Linda McCartney

El diagnóstico llega en 1996: Linda tiene cáncer de mama. Muere prematuramente en 1998, a la edad de 57 años. La compilación Wide Prairie sale un poco después, celebrando la carrera musical de esta artista libre y jovial.

Paul McCartney trabajó en la remasterización del disco en Abbey Road para relanzarlo este verano. También, con la ayuda de sus hijas Stella y Mary, organizó una retrospectiva Linda McCartney en Glasgow, donde se presentan sus fotos, sus publicaciones y algunos recuerdos que usaba para sus creaciones.

Las batallas de Linda siguen hoy en día, en particular su lucha por la ecología y la defensa de los derechos de los animales. Vegetariana consagrada desde los años 70, mucho antes que esto se convirtiera en un trend del siglo XXI, Linda McCartney había creado su marca de productos vegetarianos y publicó varios libros de recetas para promover la alimentación sana y de respeto con la naturaleza.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas