¡A vivir al estilo caleño! - L'Officiel
Joie de Vivre

¡A vivir al estilo caleño!

Una ciudad para gozar la vida porque usted está en Cali. Ay mire, y vea.
Reading time 6 minutes
Cali, fotografía KD CASTAÑEDA / FROM LATIN AMERICA WITH LOVE

Pensar en Colombia es pensar en Bogotá, Cartagena y Medellín (gracias J Balvin por ponerles en la mira del mundo). Pero en casi un año de vivir caleño he descubierto que Cali es especial, diferente pero única con distracciones que me han hecho entender que la vida es deliciosa y lista para gozar. 

¡Ah! Cali, Colombia. Tierra caliente, placer tropical del cual es imposible no ‘amañarse’ como dicen los locales. 

Si cae en Cali en algún momento por favor haga caso a esta guía que he perfeccionado en los últimos meses con lo mejor en sabor, baile y gozadera:

GASTRONOMÍA

El Escudo del Quijote
Venir de la CDMX, con propuestas gastronómicas fantásticas como las de Enrique Olvera o Mónica Patiño, pone la vara muy alta en cuanto a lo que espera uno en cocina de autor. Y por fin lo encontré. La chef María Claudia Zarama investiga la historia del Gran Cauca (Cali forma parte del distrito Valle del Cauca) y construye un nuevo lenguaje y sabor digno de conocer. El resultado es elegante y nativo, very Latin America y muy ardiente. No recuerdo bien la carta (thank you for the vino) pero todo es delicioso. Lo que sí recuerdo y recomiendo, pida su primer trago de Viche. Se acordará de mí.

Mercado Alameda
Pregunte por la Señora de los chontaduros. Pida uno de mil pesos en rojo, cómalo con sal y si le gusta lo dulzón, con miel.

 

MODA

Johanna Ortiz
Si estoy en Cali es por esta marca que pone el nombre en alto, no solo de Cali sino de Colombia, en todo el mundo. Su estética y espíritu —festive, effortless & elegant—, se entiende y se vive cuando uno está en tierra caliente. La mujer más femenina y divertida es ella y todo su equipo de trabajo que saben gozarse la vida. Actualmente la boutique de Cali se encuentra en remodelación pero si decide venir, avíseme y le recibimos en el atelier.

 

 

 

 

 

 

Johanna Ortiz

RUMBA

Como rumba de Cali no hay. Si se hubiera quedado parada en el tiempo, la rumba caleña es salsa, salsa y más salsa. Vení preparado para escenarios pintorescos de los años 80. Pisos de azulejos blanco y negro, paredes de espejos, disco balls, candelabros Art Decó de cristal en la barra y luces neón… all the fun que, aunque no sepa bailar salsa (reconozco que los mexicanos NO sabemos bailar) will be worth it. Pedí aguardiente sin azúcar (me lo agradecerá la mañana siguiente) y prepárese para dar besos de felicidad, abrazos y bailar en noche de insomnio. Live a little! Imagine un Café Paraíso de la Colonia Roma pero en original. Mis favoritos son El Habanero, Siboney y Éxtasis.

ARQUITECTURA

Me encanta visitar la Plaza Caicedo. Es la plaza más importante en Cali como el Zócalo en CDMX pero no a tal magnitud. Lo que más me gusta es voltear cabeza arriba y mirar palmas altísimas (yo les llamo las Holiday locales) y como fondo, un edificio blanco y neoclásico (Es el Palacio Nacional). Es lindo mirar esos dos contrastes de naturaleza e historia humana conviviendo y complementandose para hacer un #PostcardsFromLatinAmerica.

HOTELES

Para hospedarse, el Hotel Mango Tree. Tiene opción de hostal y habitaciones privadas. Está en el centro (importante salir, caminar hacia la derecha rumbo a la Plaza Caicedo y encontrarse con el Teatro Jorge Isaacs para una foto de Instagram). Un plus de Mango Tree es que en el mismo edificio se encuentra la discoteca Canoa, una mezcla entre cool, salsa y algo de reggaeton. ¿Qué más necesita?

 

NATURALEZA

De los atardeceres más bonitos que he visto han sido en Cali. Al igual que la CDMX, Cali es un valle pero a diferencia de la CDMX, Cali no tiene (tanta) contaminación. Los atardeceres siempre son rosados que hacen de fondo a una pintura en capas de montañas azuladas al estilo Bob Ross. ¡Divino! 

La vegetación en Cali es tropical, tropical, tropical. En todas sus versiones: areca, abanico, de pescado, de zorra, la majestad, la real, la elegans... son el día a día y los locales más locales de la ciudad. (Por favor, no se pierda mi colección de Palmae por toda Latinoamérica) Una caminata por el río Jarillón y recolectar palmas para decorar la casa se ha convertido en mi distracción por las mañanas. Botanical pleasures...

La lista podría seguir… La Caleñita o en la Alameda para artesanías, el barrio San Antonio y la Miscelánea San Bosco para el precopeo o el Bazar Oriental para antigüedades... pero definitivamente estos son mis favoritos hasta el momento.

Si decide venir, póngase esta canción ‘Oiga, Mire, Vea’ de Grupo Niche y a bailar porque 'Mi gente de Cali. Disfruta y rumbea’.

 

PS. Gracias Cali, por tanto. 

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas