Moda

Recordando a Gianni

Con el inicio de la serie ‘The Assassination of Gianni Versace’, parece ser un buen momento para revisar el legado de este diseñador.

En la mañana del 15 de julio de 1997, Andrew Cunanan terminó con la vida de Gianni Versace. El asesinato afuera de la mansión del diseñador cambió la forma de ver la moda y su muerte es hoy en día igual de memorable que la muerte de John Fitzgerald Kennedy o la de John Lennon.

 

No comparto el gusto por la estética de la casa italiana ni por lo que Donatella Versace ha hecho con la marca hasta ahora, pero me apasiona la historia de la moda y se debe reconocer que Gianni Versace fue un fenómeno cuya influencia en la industria dejó una huella que persiste hasta ahora (en este momento puedes abrir Spotify y buscar Versace de Migos o Versace On the Floor de Bruno Mars para escuchar algo mientras terminas de leer esto) y que lo convirtió en un ícono de la cultura pop. De ahí que el productor Ryan Murphy haya dedicado la segunda entrega de su serie American Crime Story al diseñador italiano justo después de presentar el controversial caso de O.J. Simpson.

 

Gianni debe ser considerado como innovador. Su impacto en la moda tiene diversas vertientes que hoy son prácticas comunes pero que hace 20 años comenzaron una revolución. Quizás lo que viene a la mente al pensar en Versace automáticamente es exceso, el color oro, mascadas y camisas estampadas y las supermodelos de los 90 pero lo que buscaba la marca era simplemente representar el lado divertido y sensual de la moda italiana siendo su principal rival el diseñador Giorgio Armani cuyo trabajo describió como “prendas para un contador”. A lo largo de su carrera se encargó de que la Alta Costura fuera sexy y eso implicaba una maestría para el uso de color y conocimiento absoluto de la silueta femenina. El ejemplo claro es el vestido negro con seguros en los costados que Liz Hurley llevó a la premiere de la película de su entonces pareja Hugh Grant, Four Weddings and a Funeral, y que hoy se considera como parte fundamental de la historia de moda identificandolo como That Dress.

 

liz-hurley-safety-pin-versace-dress.jpg

En alguna ocasión la prensa se refirió a Versace como “la respuesta italiana de Yves Saint Laurent”, lo cual es totalmente acertado. Si bien el couturier francés es conocido por su manejo de proporciones y por enaltecer la figura de la mujer, Gianni retomó esos principios y creó un estilo inspirado en las diosas griegas con vestidos comparables al trabajo de la gran Madame Grès o Madeleine Vionnet.

 

Su visión de crear una marca internacional lo convirtió en el rey del branding. Sin importar si te guste Versace o no, actualmente todo el mundo ubica la medusa dorada y las grecas presentes en prendas, accesorios y perfumes. Pensemos en la doble cc de Chanel o la LV de Louis Vuitton. Mientras estas casas tienen décadas que respaldan su legado e identidad de marca, Gianni logró el mismo efecto en menos tiempo (Versace se fundó en 1978). Entendió que una buena fotografía con la modelo correcta podría ocasionar un gran impacto en sus campañas. Así Richard Avedon, Steven Meisel y Bruce Weber fueron los fotógrafos encargados de inmortalizar a modelos, corrijo, supermodelos como Naomi Campbell, Cindy Crawford, Christy Turlington, Carla Bruni, Claudia Schiffer, Helena Christensen y Linda Evangelista. De hecho su éxito comercial está alineado con la euforia y glamour de las supermodelos y de momentos clave en la cultura pop como el video de George Michael, Freedom 90! o la popularidad de la princesa Diana a quien idolatró y cuya muerte vendría seis semanas después que la de Gianni.

Fue el primer diseñador en la historia que además de incluir a editores y compradores en su desfiles, colocó a sus amigos famosos en primera fila: Madonna, Elton John, Sting, Bon Jovi y Rupert Everett y tuvo a Prince cantando en sus after parties. Fue un pionero en la creación de advertorials en revistas (una historia de moda con alrededor de 10 imágenes con looks de la marca hechos por la revista con los mejores fotógrafos y modelos.) Fue el primero en cambiar las ciudades donde presentaba sus desfiles, algo que hoy en día la mayoría de las marcas hacen. Los desfiles de Versus se presentaban en Nueva York mientras que con Atelier Versace se olvidó de Italia y decidió presentar en París y fue la primera marca en volar a un grupo de editores internacionales para vivir la experiencia de sus desfiles. Y finalmente, como los Prada, los Gucci y los Ferragamo, siempre tuvo claro que su marca tenía que ser un negocio familiar. Su hermano Santo era el responsable de la parte de negocios y Donatella estaba encargada de la sublínea de ropa Versus.

 

Al igual que Karl Lagerfeld le encantaba crear bocetos y como buen diseñador de moda era adicto al trabajo. Para la colección primavera/verano 2018, Donatella quiso recordar todo lo anterior. “Esta es la celebración de un ícono, la celebración de mi hermano… imaginen un mundo sin los riesgos (creativos) que tomó, sin su genialidad, sin su lealtad a las mujeres…” se escuchaba una voz al inicio del desfile que presentaba en Milán, un resumen de las piezas más emblemáticas de Gianni. Un personaje que creó un emporio con un estilo único que ha influenciado a otra generación de diseñadores como Ricardo Tisci, Christopher Kane u Olivier Rousteing y que seguirá siendo referente de cualquiera que esté en contra de los estándares convencionales de la moda.

 

 

Versace, Versace, Versace!

341722004_extras_albumes_0.jpg

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas