Hablemos del estilo de Monica Vitti - L'Officiel
Moda

Hablemos del estilo de Monica Vitti

La musa y ex pareja del director Michelangelo Antonioni sabía cómo vestir.
Reading time 5 minutes
L'Eclisse, 1962 (film still)

La primera escena de L'Eclisse (1962) Vittoria (Monica Vitti) vestida en un conjunto negro: una blusa sin mangas y una falda que le llega a la rodilla. La blusa tiene un broche a la altura de la cadera del lado derecho y va a juego con unos zapatos kitten heel que bien podrían ser de la colección clásica de Manolo Blahnik. En la escena la vemos realizar actividades tan sencillas que en un inicio pudieran parecer aburridas: jugar con un cenicero, mover las cortinas, acurrucarse en un sillón. Aun así, durante los primeros diez minutos de la película el registro de sus movimientos empieza a convertirse en una adicción. Después de unos momentos se despide de Riccardo, su pareja (por lo que podemos suponer hasta ahora) y decide salir de su casa. Es aquí donde vemos el complemento del look que describo antes. Él le ruega que se quede mientras ella se niega y toma tranquilamente un clutch negro quilted y una pashmina que pone sobre su brazo. Complejidad y simplicidad reunidas. Si este es el outfit con el que nos presentan al personaje principal, no hay duda que Michelangelo Antonioni sabía hacer cine.

De todos los directores italianos, Antonioni es, “el que demostró tener más conocimiento y sensibilidad a la moda”, en palabras de la autora de Italian Style: Fashion & Film from the Early Cinema to the Digital Age, Eugenia Paulicelli. Su obsesión por controlar cada detalle de sus películas, incluidos los vestuarios, dejó en la historia de la moda una referencia para entender la época del cine italiano. Federico Fellini comenzó esa estética en 1960 con La Dolce Vita. Solo hay que imaginarnos a la actriz Anouk Aimée con un vestido negro y gafas. El outfit ideal si algún día no sabes qué ponerte. Y qué decir de Marcello Mastroianni en trajes que probablemente Tom Ford envidiaría. Fellini marcó la pauta y Antonioni la perfeccionó con su trilogía L’Avventura, La Note y la mencionada L’Eclisse. Después vino Blow-Up conocida como LA PELÍCULA DE MODA pero por ahora nos centraremos en el inicio. En Monica Vitti. Su musa y pareja que convirtió en un icono que permanece vigente hasta ahora. Un corte de pelo en esa rubia cabellera que enmarca su cara con rasgos felinos. Esos ojos hipnotizantes que hacen que quieras correr por el delineador líquido e intentar copiar su look en vano porque solo lo ha logrado de manera exitosa Alexa Chung. En todas las películas Vitti utiliza piezas sencillas y elegantes que van en perfecta armonía con los edificios, escenarios, pinturas, semáforos, calles y personas que aparecen en escena. De ahí que Antonioni sea considerado un maravilloso arquitecto visual. En L’Eclisse Vitti es sensual. Una camisa blanca y una falda lápiz complementan la sensualidad del affair que tiene con Piero, interpretado por el hombre más sexy del mundo, Alain Delon. Antonioni disfruta presentarla lentamente con detalles clave: sus piernas en unos slingback, la espalda mientras cruza la calle, el cuello en un vestido a rayas, su feminidad al usar un suéteroversizedmientras aborda un tren. El guardarropa de Vitti es impecable. Clásico y moderno y relevante sin importar temporadas. Al contrario de otros iconos como Audrey Hepburn en Charade (1963) vistiendo Givenchy o Catherine Deneuve en Belle du Jour (1967) de Buñuel en conjuntos hechos por Yves Saint Laurent, sus prendas, sin dejar de ser magníficas, tienen vigencia. Las identificas perfectamente en un época. Con Antonioni no sucede. La falda de Vitti podría ser una Saint Laurent de Vaccarello, podría comprar sus suéteres en Marni y Uniqlo. Su elección de slingbacks puede provenir de Chanel, Prada o Blahnik. El trench coat puede ser de la nueva colección de Tisci para Burberry y su colección de blusas podrían ser de Clare Waight Keller para Givenchy. Antonioni le presentó al mundo un nuevo estilo después de la guerra y Vitti con su reservada sensualidad, esa mirada y su presencia misteriosa, se convirtió en una de las bellezas clásicas del cine. La que vale la pena tener en tu mood board por si en alguna ocasión tienes dudas. El director Wim Wenders no lo pudo decir mejor, "Es raro que las mujeres sean presentadas correctamente en cine. Pocos directores lo han logrado. Antonioni es uno de ellos". 

 

 

 

/

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas