Early days: Marc Jacobs - L'Officiel
Moda

Early days: Marc Jacobs

El origen del famoso nombre Marc for Marc Jacobs y el surgimiento de Tom Ford. Aquí lo que pocos saben sobre el neoyorkino más emblemático de la moda.
Reading time 5 minutes

Charivari, la boutique que vió crecer al diseñador.

Tras mudarse con su abuela para seguir su pasión por la moda y con tan sólo 13 años de edad, Jacobs encontró trabajo en una famosa tienda de ropa en Manhattan llamada Charivari, lugar donde meses después conoció a Perry Ellis, el creador de la marca que lo lanzó al estrellato.

 

 

 

Marc Jacobs for Marc & Barbara.

¿Quién diría que su tesis de graduación sería su primer gran colección? Marc presentó su último proyecto como estudiante de la aclamada escuela Parsons en Nueva York. Como era de esperar, los de suéteres Op-Art tejidos a mano por su abuela llamaron mucho la atención, incluida la de Barbara Weiser –fundadora de Charivari– quien posterior al desfile ordenó la producción de los suéteres para venderlos exclusivamente en su tienda bajo la marca “Marc Jacobs for Marc & Barbara”, un estilo de nombre que permanece hasta la fecha. Poco después sus prendas se convirtieron en un sold out e incluso fueron fotografiados por el famoso Bill Cunningham en las calles de la ciudad de Nueva York, definiendo el comienzo de su carrera.

Su futuro socio y creador de la marca Marc Jacobs Int.  

Durante su desfile también llamó la atención de Robert Duffy —en ese entonces un ejecutivo de Reuben Thomas Inc. Duffy contrató a Jacobs como diseñador para Sketchbook, una marca subsidiaria de la compañía, justo después de graduarse para  crear las últimas dos colecciones de la marca antes de que cerrara en 1985. Sin embargo, al año siguiente Jacobs y Duffy se unieron para crear el imperio que conocemos ahora como Marc Jacobs International Company.

 

The King of Grunge, Marc for Perry Ellis.

Conocido como el rey del grunge por el diario WWD, en 1989 él y Duffy se unieron a la marca de ropa deportiva Perry Ellis para crear los diseños de ropa para mujer. Jacobs disfrutó de una tenencia exitosa en la firma hasta 1992, cuando mostró la ahora infame colección "grunge" primavera / verano 1993: camisas de franela, vestidos estampados, Dr. Martens, cabello de cama y gorros tejidos. Pocas semanas después de que las modelos salieran a desfilar con sus cuadros de cashmere y sus camisones desabrochados, Jacobs fue despedido y sus piezas nunca entraron en producción.

 

Aunque su línea para Perry Ellis no alcanzó el éxito comercial, la colección se convirtió en una insignia de lo “cool” y  lo representativo de la cultura de la década de los noventa, cualidades que Jacobs retomó con su primer colección propia en abril de 1994  –la cual presentó en su cumpleaños- donde las supermodelos Naomi Campbell y Linda Evangelista caminaron la pasarela sólo por amor a sus diseños. 

 

 

"La moda no es un arte, es parte del arte de vivir".

 

 

El creó a Tom Ford, pero luego se arrepintió.

Marc Jacobs contrató al entonces desconocido Tom Ford para que trabajara con él durante sus días como vicepresidente de Perry Ellis a principios de los años noventa. En una entrevista el diseñador comentó su arrepentimiento: "Tom era una persona diferente en ese momento, siempre busco a alguien que sea apasionado, lleno de energía, amable y paciente para trabajar conmigo. Ansioso y como un impulso, decidí contratarlo para Perry Ellis America, la línea de jeans. Pensé que sería interesante dar un toque sofisticado a algo tan simple como la mezclilla y bueno, de todas formas nunca se sabe realmente si se ha tomado la decisión correcta hasta que se trabaja con alguien."

 

 

Louis Vuitton lo orilló al alcoholismo.

Después de que lo despidieron de la firma Perry Ellis, Jacobs surgió como un ave fénix de las cenizas de su colección. En enero de 1997, su carrera se disparó una vez más cuando lo contrataron para crear la primera línea ready-to-wear de la casa francesa Louis Vuitton. Con tan sólo dos años a cargo, Marc tuvo su mayor percance como creativo de la marca debido a una adicción al alcohol y drogas. "Llegaba al estudio y me quedaba dormido, cuando depertaba le pedía a todos que vinieran un sábado porque estábamos retrasados y como era de esparar, nunca aparecía.", confesó Jacobs a la revista New York en 2005.

 

 

Imágenes cortesía

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas