Moda

El poder de una camisa blanca

Comodín indiscutible, pero cargado de intención.
Reading time 3 minutes

Ningún básico ha sido tan capaz como la camisa blanca de mostrar el carácter de quien lo lleva.

 

Trata de pensar en una prenda de tu armario que siempre haya estado ahí. Desde los días de colegio hasta la universidad, desde tu primera entrevista de trabajo hasta tu última reunión. Que funcione en la oficina pero también en una noche de fiesta o un día de mudanza. La camisa blanca gana la batalla de la versatilidad ante un par de jeans. Ninguna de las cualidades que se le reconocen hoy en día la salvaron del escándalo en tiempos de María Antonieta. Fue la reina de Francia quien apareció por primera vez con un vestido de muselina blanca (muy alejado de la etiqueta de la época) para posar para un retrato de Vigée-Lebrun en 1793. El problema, en realidad, no era lo ligero del tejido, sino que las clases altas habituaban a vestir con materiales más elaborados. La cuestión es que no hay nada como un escándalo para propiciar el cambio: en el siglo XIX, una vez adornada con plisados y chorreras, se convirtió en un símbolo de estatus. Sólo aquellos con trabajos que no requirieran de esfuerzo físico podían llevarla impecable todo el día. Después llegó Coco Chanel en los años 20 y se encargó de eliminar el corsé que solían esconder debajo y la emparejó con unos pantalones masculinos. La era de la comodidad había llegado.

El cine hizo el resto. La camisa adornada con un broche de Katharine Hepburn en Holiday (1938) y la que convirtió a Lauren Bacall en una mujer de hielo en Key Largo (1948). El giro romántico se lo dio Audrey Hepburn y Gregory Peck en Roman Holiday (1953), aunque la de la actriz era demasiado inocente y las mujeres de esa década decidieron lucirla en clave pin-up para potenciar sus encantos. Poco más de diez años después, se había convertido en un símbolo feminista y quedó demostrado que esta prenda no suponía más declaración de intenciones que la que su portadora estuviese determinada a hacer.

Todavía faltaba algún tiempo para que llevaramos la camisa blanca en términos realmente masculinos. Patti Smith hizo mundialmente famosa la suya con la portada de Horses (1975), fotografiada por Robert Mapplethorpe, y en los 80 nos atrevimos a llevarla en clave ejecutiva como lo propuso Kim Basinger. Después vinieron Julia Roberts y Uma Thurman en Pretty Woman y Pulp Fiction para recordarnos que a este básico aún le quedaba mucha vida.

En todos estos años ha sido garantía de nobleza, símbolo de rebeldía y manifiesto minimalista. Ha sido cándida y combativa, y llevarla, en ocasiones, ha resultado más sexy que su ausencia. Ninguna prenda ha sido tan versátil como la camisa blanca.

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas