Dance moments on film - L'Officiel
Arte y Cultura

Dance moments on film

No hay nada como olvidarse de todo, reírse de uno mismo y bailar. Recopilamos 7 de nuestras escenas de baile favoritas en el mundo del cine.
Reading time 5 minutes

1. Bande à Part (1964)
Es una de las escenas más icónicas del cine moderno y es parte de una película cuyo director, Jean-Luc Godard, detestó. La escena presenta a Anna Karina, Sami Frey y Claude Brasseur en un café bailando a ritmo de la música de Michel Legrand interrumpida por la voz del propio Godard. Los tres actores tuvieron que ensayar durante un mes para que saliera perfecto y aún así, si pones atención puedes ver que no fue fácil para ellos. Esta escena inspiró otro baile icónico en el cine, el de Uma Thurman y John Travolta en Pulp Fiction.

Bande à Part

2. Pulp Fiction (1994)
Considerada la mejor película de los 90, la escena de baile entre Mia Wallace y Vincent Vega con You Never Can Tell de Chuck Berry, es la  «más cool» del mundo cinematográfico, además de representar el regreso de Travolta a una pista de baile en una película desde  Saturday Night Fever y Grease. Algunos dicen que es una copia de la escena de baile de Barbara Steele y Mario Pisu en 8 1/2 de Fellini pero Tarantino ha dicho que la inspiración real fue Bande à Part. Sea como sea, es imposible verla y no querer bailar twist. Así que en palabras de Mia Wallace, «Now, I wanna dance, I wanna win, I want that trophy, so dance good.»

Pulp Fiction

3. The Breakfast Club (1985)
Cinco extraños sin nada en común, más que estar un sábado castigados en la escuela, es la premisa de este filme dirigido por John Hughes. En la historia del cine es quizás la primera película en retratar la vida de un grupo de adolescentes con diferentes personalidades en la década de los 80, un género que sabemos, se volvió muy popular en las siguientes décadas. Un día encerrados en la escuela se convierte en una terapia grupal: divertida, conmovedora y honesta. La escena de baile es el ejemplo perfecto de la integración de estos cinco. 

The Breakfast Club

4. Blue Valentine (2010)
En un momento de la preproducción de la película, el director Derek Cianfrance les dijo a Ryan Gosling y Michelle Williams por separado, que cada uno de sus personajes debía tener un talento especial que mostrarían durante una escena. Para Dean, el personaje de Gosling, era tocar un instrumento. El actor sugirió el ukelele y Williams el tap dance. Una semana después Gosling le dejó a Cianfrance un mensaje de voz con You Always Hurt the Ones You Love y supo que esa era la canción para la escena. Cuando estaban grabando ambos sabían que al llegar a la tienda de vestidos, tenían que preguntarse sus talentos especiales. Lo que ves en el video es improvisación de los dos actores.

Blue Valentine

5. Moonrise Kingdom (2012)
A ritmo de Le Temps de l’Amour de Françoise Hardy, la canción favorita de Suzy, ella y Sam comparten un momento romántico en la playa en un universo creado por Wes Anderson. Para ambos actores fue su primer beso y fue una escena que Anderson no quiso ensayar más de una vez por miedo a incomodarlos. El director habló con sus padres para que les explicaran lo que iba a pasar, el resultado es una de las escenas más inocentes y más románticas del cine actual. 

 

Moonrise Kingdom

6. Little Miss Sunshine (2006)
¡Qué mejor que un baile para unir a tu familia! Como parte de un concurso de belleza, la pequeña Olive, interpretada por Abigail Breslin baila Super Freak de Rick James. La elección de la canción sumado a sus movimientos de baile (sugerencia de su abuelo), conmocionan al jurado y a la gente del público. Lo mejor de esta escena es ver a una niña disfrutar el momento y ser ella misma sin preocuparse por una competencia donde son evaluados los estándares de belleza, demostrando que es mejor ser auténtico y ser una feliz super freak.

Little Miss Sunshine

7. Single Man (2009)
«Come on old man!», Julianne Moore le dice a George, el personaje de Colin Firth mientras ella empieza a bailar al ritmo de Green Onions de Booker T. & The MG’s. Una escena que rompe con la seriedad de la trama de la adaptación de Tom Ford al libro de Christopher Isherwood y que muestra el vínculo de amistad entre Moore y Firth, quienes por segundos dejan a un lado el dolor y la melancolía que los rodea para disfrutar de este instante.

A Single Man

Entradas relacionadas

Entradas recomendadas